Haaland casi nada pisó el Camp Nou, suficiente en cualquier caso para forzar un penalti de Christensen que Mahrez convirtió para poner el 3-3. El noruego ni siquiera se cruzó en el camino de Lewandowski. Igualmente hubo más fotogenicidad que debate táctico en el nuevo cruce Xavi-Guardiola. Y es que la propensión se mostró muy cariñosa con Bernardo Silva tras conocer que le sería difícil marcharse del City por mucho que le quiera el Barça. La solidaridad se impuso a la tensión competitiva en el Camp Nou como rezaba el cartel dibujado por Juan Carlos Unzué.

bcnBarcelona
3
Iñaki Peña (Arnau Tenas, min. 80), Koundé (A. Christensen, min. 80), Piqué (Eric Garcia, min. 56), Alba (Alex Balde, min. 56), Sergi Roberto (Sergiño Dest, min. 80), Busquets (Pjanić, min. 71), Kessié Franck (Gavi, min. 56), Frenkie De Jong (Pablo Torre, min. 72), Raphinha (Abde, min. 71), Ferrán Torres (Ansu Fati, min. .45) y Aubameyang (Depay, min. 56)
multinacional Ciudad
3
Ciudad
Stefan Ortega, Rúben Dias (Luke Mbete, min. 63), Walker (John Stones, min. 45), Sergio Gómez (Josh Wilson-Esbrand, min. 45), Rico Lewis, Kalvin Phillips (Rodrigo, min. 56), Bernardo Silva (De Bruyne, min. 63), Cole Palmer, Foden (Gündogan, min. 64), Julián Álvarez (Erling Braut Haaland, min. 71) y Mahrez
metas 0-1 min. 20: Julián Álvarez. 1-1 min. 28: Aubameyang. 2-1 min. 65: Frenkie De Jong. 2-2 min. 69: Cole Palmer. 3-2 min. 78: Plazo. 3-3 min. 98: Mahrez.
tarjetas amarillas Cole Palmer (mín. 73)

La lucha contra la ELA ha enemigo en Juan Carlos Unzue, el exportero y exentrenador, vinculado al Barça durante tanto tiempo, un líder capaz de mover montañas. No hay oposición al que se resista el decidido deportista nacido hace 55 abriles en Orkoien y protagonista del Chupinazo de San Fermín. La última ha sido organizar un partido deseado por muchos barcelonistas, miles de aficionados, innumerables turistas y por las cadenas de televisión en una sombra de verano en el Camp Nou: Barça-Manchester City.

A la dilación de conocer al notorio -se pudo ver en 140 países y la colecta se destinará a la lucha contra una enfermedad que padecen 4.000 personas en España-, el amistoso de anoche reunió a 91.062 espectadores en el estadio del Barcelona. La recorrido tuvo un protocolo potente para el tiro original de Unzué. El padrino agradeció «la sensibilidad y el compromiso» de los equipos y del notorio y pidió que se desbloquee la Ley de ELA —»no hay tiempo que perder» en el empeño por mejorar la calidad de vida de los pacientes— y luego sentarse en el banquillo yuxtapuesto a Guardiola, que firmó la eliminatoria como visitante tras dos derrotas en tiempos de Messi.

Rosario vive ahora en París y los que dieron a luz al mejor Barça son los que han concebido al City más exitoso en la Premier. Guardiola, Txiki y Soriano dejaron el Camp Nou para conquistar el Etihad. Y el Barça, que no deja de mirar al pasado, se ha encomendado a Xavi tras crucificar a Koeman. Los culés no tienen los jugadores ni el boleto de los ingleses, a pesar de que estrenaron una tercera camiseta con la Cruz de Sant Jordi sobre fondo monótono, no blanco, para evitar un debate que no conviene al Camp Nou.

La formación azulgrana incluso fue innovadora por la presencia de Koundé —todavía sin ficha— y los cuatro capitanes, ausentes en Anoeta: Piqué —inédito en la Jarretera—, Alba, Busquets y Sergi Roberto. Umtiti y Braithwaite por su parte ni siquiera fueron convocados al partido por Xavi. Lewandowski siquiera jugó un minuto. El partido se mostró entretenido por las idas y venidas de entreambos equipos, los seis goles y las distintas ocasiones, por lo que a nadie le pareció mal un igualada viciado por la esguince de Mbete en el posterior minuto.

La propensión quería que el partido no tuviera respiro y se impacientaba cuando el City jugaba tranquilo y paciente como suelen hacer los equipos de Guardiola. El notorio animó mucho a Peña, el zaguero azulgrana que encajó el 0-1 y luego completó una excelente gala delante los disparos de Álvarez y De Bruyne, y vitoreó el calentamiento de Haaland. El punta salió para dejar su marca en el 3-3. En cambio, no entraron Lewandowski, Pedri, Dembélé o Araujo y marcaron tres azulgranas que están en el mercado mientras Unzué se sentó en la primera parte en el banquillo del City y en la segunda en el banquillo del Barcelona. Al fin y al límite, los protagonistas no eran los jugadores, sino Unzué y la lucha contra enfermedades neurodegenerativas como la ELA. Otra cosa será si el sorteo de hoy de la Champions trae un Barça-City.

Puedes seguir EL PAÍS Deportes en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para admitir nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí