Eva Cárdenas, ex ejecutiva de Zara Home y L’Oréal y fundadora de la marca inmobiliaria Niebla Garzo, por otra parte de socia de Alberto Núñez Feijóo, se ha despedido del asociación Sargadelos, con el que trabajaba desde hacía casi dos abriles, en una carta dirigida a la plantilla de la firma de cerámica. Su marcha a Madrid tras los pasos del líder del PP, que se ha trasladado a la renta tras ser preferido presidente doméstico del partido, vuelve a dejar a la Xunta de Galicia la puerta de entrada al patronato de la fundación convocatoria a proteger la donación de una empresa histórica que es un ícono cultural en la comunidad. Fue precisamente la atrevimiento del socio del presidente del PP de convertirse en asesor forastero de Sargadelos, a finales de 2020, lo que provocó que la Xunta abandonara la institución de forma abrupta y silenciosa cuando casi nada había llegado.

“Desde Sargadelos nos sentimos complacidos y agradecidos por estos casi dos abriles que Eva Cárdenas ha compartido con nosotros”, escribió Segismundo García, capitalista mayoritario del asociación con fábricas en O Castro (Sada, A Coruña) y Sargadelos (Cervo), en un comunicado. ). Lugo). “Su dedicación y buen hacer han calado en nuestra ordenamiento, haciéndonos a todos más eficientes en nuestro trabajo”. “Seguramente seguiremos colaborando en algún esquema de vez en cuando, pero mientras tanto, en esta nueva etapa de su vida, queremos desearle lo mejor tanto en lo personal como en lo profesional”, concluye García.

La marcha de Eva Cárdenas de Sargadelos viene motivada por su traslado a Madrid para escoltar a Feijóo, con quien tiene un hijo de cinco abriles, cuando desembarca en la renta tras su selección como presidente doméstico del PP. Feijóo ya ha culminado el proceso de traspaso de la presidencia de la Xunta de Galicia, que dejó el pasado mes de abril, y se ha instalado en la séptima planta de la sede del PP en la calle Génova, desde donde pretende iniciar la conquista de la presidencia de la gobierno. En mayo, el líder popular y su pareja se mudaron de su casa de A Coruña a Madrid.

La salida de Eva Cárdenas de la empresa gallega coincide con la transigencia del curso político, que Feijóo inaugura este sábado rodeado de todos los barones populares del municipio gallego de Cotobade. Un curso de 16 meses que el presidente de los conservadores pretende culminar con una triunfo en las elecciones generales que le llevarán a La Moncloa, donde previsiblemente le acompañaría su pareja. El líder del PP ha preferido no pronunciarse sobre la destitución de Eva Cárdenas de Sargadelos, según fuentes de su equipo, informa Elsa García de Blas.

A principios de diciembre de 2020, la Xunta abandonó el patrocinio de la Fundación Sargadelos “por la puerta de antes”, como calificó entonces el PSdeG-PSOE. Nadie fuera de la Xunta de Galicia y de la propia empresa se había enterado, porque la salida se realizó de forma rápida y sigilosa. A los pocos días de esa marcha, Sargadelos confirmaba el fichaje de Cárdenas, exdirectivo de Inditex, como asesor forastero con el objetivo de relanzar la marca, diversificar la producción y cobrar proyección internacional. Fue posteriormente de que se conociera la entrada del socio de Feijóo en la empresa que personas cercanas al entonces presidente de la Xunta informaron a EL PAÍS de que el mentor de Civilización, Román Rodríguez, y su secretario caudillo, Anxo Lorenzo, estaban ausentes desde principios de diciembre. Sólo habían durado un mes interiormente: porque la reunión de la corporación en la que se incorporaron como nuevos miembros en representación de la Xunta de Galicia, ésta con luz y taquígrafos, había tenido espacio el 26 de octubre.

retirada de la decorado

La polémica retirada del decorado del Servicio de Civilización cogió por sorpresa al propio Camarilla Sargadelos, que lamentó la atrevimiento, y el caso llegó de la mano de la competición al Parlamento gallego. los mentor de Civilización respondió a las críticas en el hemiciclo reconociendo que habían decidido dejar la fundación que vela por esas dos fábricas de cerámica que son BIC (Acertadamente de Interés Cultural) para evitar «malas interpretaciones» y «usos torticeros». De esta forma, el Ejecutante autonómico sacrificó las razones por las que había decidido sumarse al mecenazgo a finales de octubre: “Poner en valía y promover el innegable significado e importancia que tiene Sargadelos en su conjunto en la civilización gallega”. Segismundo García, capitalista mayoritario del asociación, comentaba a este diario en diciembre de 2020: “La Xunta consideraba que no convenía la presencia de miembros cualificados de su gobierno en la Fundación Sargadelos con la incorporación de la señora Cárdenas a una de las sociedades de del asociación, y respetamos su atrevimiento, aunque lamentamos que el importantísimo patrimonio hermoso y cultural que atesoramos tarde en hacerse accesible a la ciudadanía”.

El titular del Servicio de Civilización se mostró complacido entonces. “Nos dimos cuenta, y hoy es una confirmación, que esta actividad privada [la contratación de Cárdenas] Puede ser utilizado desde una perspectiva política de forma maliciosa o de forma torcida”, justificó Román Rodríguez en el Parlamento. «Lo hicimos proporcionadamente, dadas las insinuaciones». Mercedes Queixas, portavoz de Civilización del BNG en el Parlamento gallego, calificó de «muy tranquilo» y «muy desaseado» que las decisiones de la Xunta estuvieran supeditadas a las opciones laborales de la pareja sentimental de Feijóo. “Sargadelos no es una factoría más, sino un emblema de la civilización gallega y un espacio histórico de creación artística”, defendía Queixas, “la Xunta llevaba abriles anunciando que iba a entrar y, cuando finalmente entró, desapareció. sacrificando ese gran objetivo, parece que rasgar la puerta a otra persona: Se trataba de resguardar al presidente oa la civilización gallega”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí