“No sabía que se movía tanto el tema de las criptomonedas”, dice el ucraniano Nazar Antuschiv, camarero de la taberna La Gaditana, abarrotada a derramarse de asistentes al macroacto organizado en el WiZink Center por la sociedad Mundo Crypto. En la terraza, varios jóvenes visten la misma camiseta con la palabra cryptoprofe impresa. Y cuatro árabes vestidos con túnicas blancas acaban de entrar en el perímetro. “Invierto en bitcoin, ethereum y demás”, cuenta Ahmed, que ha venido desde Dubái, donde Mundo Crypto tiene una de sus tres sedes -las otras dos están en Madrid y Tenerife-, y donde Mani Thawani, fundador y CEO de la firma.

La convocatoria despertó un sinfín de quejas, e incluso hubo llamados a la prohibición. Los familiares de los afectados de IM Agrupación, el partido Podemos, la CNMV, Facua o el Defensor del Pueblo se posicionaron en contra, lanzaron advertencias, o al menos pidieron que se investigara la idoneidad de celebrarlo. Finalmente, nadie impidió que 7.000 personas estuvieran allí, sentadas en las gradas inmediato a una pantalla hércules y toda una serie de hipnóticos enseres de luz y sonido.

El evento Mundo Crypto en el Wizink Center.Santiago Burgos

El primer mensaje, tras la presión de las autoridades, fue un intento de defenderse legalmente. Toda la pantalla quedó cubierta con un aviso aclarando que solo quieren promover el conocimiento del metaverso, “y en ningún caso ofrecer o emplazar la atención sobre los criptoactivos como objeto de inversión”.

El condición entre los miles de seguidores de la comunidad cripto que venía de toda España era mucho más desinhibido. “El objetivo es percibir un millón para tener soltura y no tener que trabajar, para jubilarme a los cuarenta y tantos”, dice Raúl Coelho, un cartero de 31 abriles, que ha viajado a Madrid desde Ponferrada en coche con su novia Paola Iglesias, de 24 abriles, oficial en una central térmica. Cada mes, ella le da 250 euros para que invierta. “Me lo lleva mi novio, yo solo pongo mi parte del metálico”, admite.

Coelho dice que comenzó en el negocio hace seis abriles convirtiendo $1,000 en $20,000, pero luego no pudo entregar y todo el metálico desapareció. Ahora, ha vuelto al mercado, y tiene intención de esperar diez abriles a que suba. Mientras retraso para entrar al WiZink Center, se divierte. Dice que han estado bebiendo desde que llegaron. «¡Thawani!» grita cuando ve advenir un utilitario deportivo. Y proclama a los cuatro vientos que su próximo tatuaje será la B de bitcoin. “Tengo un amigo que invirtió 1.000 euros en la pandemia y ahora está en Marbella con 200.000″, dice.

El perfil en el concurrencia era conveniente homogéneo. Hombre entre 20 y 35 abriles de años. Un conteo casual de 100 personas realizado por este publicación dejó un 14% de mujeres. ¿Por qué son menos? “El mundo cripto suele interesar a la gentío que le gusta la informática y los videojuegos, por eso cada vez hay menos”, argumenta Pablo Bautista, ingeniero informático de 27 abriles, que cada lunes importación 37 euros en bitcoins. A su costado, su compañera Noa Morano, de 21 abriles, añade otra posible explicación: «Las mujeres no empezamos a manejar tanto metálico hasta hace poco».

Tras la júbilo de las colas, donde la comunidad cripto pone cara y se da cuenta de que no son pocos, el condición en el pabellón pierde fuerza. El sonido no es del todo bueno, hay entrevistas en inglés sin traducción, y es dócil perder el hilo de las palabras de los ponentes, indemne algún que otro aplauso, como cuando el economista Juan Ramón Rallo lanceta su particular saludo «Buenas tardes». a los supervisores de la CNMV si nos están vigilando”.

Los presentadores, tras las renuncias del presentador de la ruleta de la suerte, Jorge Fernández, y Cristina Pedroche, son la periodista Danae Boronat y Sergio Meneses, a quienes la estructura califica como hombre de influenciacon la colaboración de Víctor Domínguez, conocido como Wall Street Wolverine, uno de los youtubers más seguidos y extremos en la defensa de la inversión en criptos.

En las gradas hay celebridades como el pequeño Nicolás, y conviven los deslumbrados por el metálico rápido con los que tienen una concepción más profunda y tecnológica. Cristian Garboso, de 22 abriles, ha venido desde Málaga porque le interesa el metaverso. Estudia Inteligencia Fabricado y ha invertido parte de sus ahorros eventualmente trabajando como socorrista. “Es una tecnología que ha venido para revolucionarlo todo”, dice convencido.

Incluso hay espectadores más jóvenes. La estructura obligaba a los menores de 14 abriles a ir acompañados de un adulto, pero eso significaba que habría menores que podrían ir solos, pese a que crecen las alertas sobre el crecimiento de este tipo de inversiones de parada peligro entre los adolescentes. Aunque pudo ir solo, Marcos, un colegial de 4º de la ESO de 15 abriles, le dijo a su padre que fuera con él. “Me ha venido gustando un poco”, dice su padre, Martín, de 51 abriles, ingeniero de profesión.

Su hijo, seguidor de youtubers crypto, vende en los controladores de PlayStation de Wallapop que ya no le sirven o libros que ya ha instruido y luego va a un cajero de bitcoin para comprar su pequeña porción de código digital. ¿No le preocupa que esto lleve a una cierta suma a las inversiones de peligro en el futuro? “Con una buena educación financiera la años no es un problema”, rebate el padre, quien ve preocupadas a las autoridades porque con la caudal descentralizada no pueden cobrar impuestos. “Quieren controlarlo todo. Esto se les está yendo de las manos y están nerviosos”.

En el estrado, los mensajes iniciales oscilan entre cierta defensa de las criptomonedas y cautela. El economista Pablo Gil advierte: “va a deber proyectos que van a fallecer. El 80 o 90% de las criptomonedas desaparecerán. Y lo compara con lo que sucede con el mundo cambiante de la tecnología. Luego, el economista Daniel Lacalle, antiguamente vinculado al PP, sobrestima la civilización financiera de todos aquellos que arriesgan sus ahorros en el criptouniverso. “Todos conocen el peligro que corren cuando invierten en activos tecnológicos. Cambiar es tomar un peligro basado en una oportunidad y la posibilidad de que esa oportunidad no se cumpla.

Entre mesas redondas, sorteos y un récord Guinness para personas que utilizan quevedos de sinceridad supuesto, el evento Mundo Crypto fue una enorme utensilio de marketing para la firma, pero sobre todo una reafirmación de autoestima para la criptocomunidad, que lanzó este viernes un mensaje : son cientos de miles de personas, y digan lo que digan los reguladores y los expertos, están convencidos de que tienen razón.

Mani Thawani, un guía nacido de los cursos online

El canario Mani Thawani, de 29 abriles, fundó Mundo Crypto en 2019 tras haberse dedicado a tratar con criptomonedas. Descubrir temprano bitcoin, en 2015, antaño del expansión que alimentó su revalorización masiva, le permitió multiplicar sus ahorros. El ulterior paso fue lanzarse al mundo de la formación con Mundo Crypto, en el que él mismo da clases. Según reconoce, su conocimiento proviene nada más de las decenas de cursos en hilera en los que se inscribió a lo generoso de los abriles, y de su propia experiencia como comerciante comprando y vendiendo criptomonedas. Actualmente vive en Dubái, todavía afirma trabajar como asesor de importantes firmas de cripto y blockchain, y tiene 118.000 seguidores en Instagram, donde comparte extractos de clases, frases de autoayuda y proyecta una imagen de éxito y abundancia en sus viajes. . Entre sus próximos proyectos está “educar a 500,000 salvadoreños” sobre criptomonedas. Para ello, ya se ha reunido con sus autoridades, aprovechando que el país ha recogido el bitcoin como moneda de curso procesal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí