La verdad ha prevalecido sobre la esperanza en Coahuila. Por primera vez, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Taller, da por muertos a los 10 mineros atrapados en un pozo de carbón en el municipio de Sabinas desde hace casi un mes. Lo ha hecho con un sutil cambio en su discurso: de afirmar “rescatar” a “recuperar los cuerpos”. El pasado jueves el Gobierno ya reconoció que los trabajos para desalojar a los trabajadores durarán al menos entre 6 y 11 meses, posibilidad que los familiares de las víctimas rechazaron rotundamente. Este domingo, finalmente, han tenido que resignarse a la nueva logística y aceptar el plan de López Taller, adicionalmente de una compensación aún por determinar.

“Hubo consulta con especialistas de Alemania y Estados Unidos. Proponen un rescate haciendo unos cortes, así podemos rescatar los cuerpos de estos mineros”, declaró el mandatario durante una conferencia de prensa en Nuevo Bizarro. López Taller asimismo se ha referido a la reunión que mantuvieron con los familiares de las víctimas y su rechazo auténtico a la nueva logística de rescate: “Mandamos a consultar con los familiares, estaban muy tristes. Es una situación muy difícil, estaban muy molestos, no querían falta, y ya aceptaron y asimismo hay un consenso, las 10 familias están de acuerdo en que se lleve a lado este trabajo. No aceptaron por el tiempo, porque el rescate va a tardar más, y les gustaría que fuera lo más pronto posible”.

Los 10 mineros quedaron atrapados el pasado miércoles 3 de agosto, luego de que una inundación provocara el derrumbe de las galerías en las que trabajaban. De inmediato, la comunidad y las autoridades movilizaron un masivo operante de rescate al que se sumaron incluso empresas especializadas de Alemania y Estados Unidos, demasiado tarde, según la opinión de los familiares. Aun así, no fue posible exceptuar a los hombres con vida adecuado a las enormes dificultades de la obra: el nivel del agua en los túneles era insoportable y había un peligro constante de provocar un nuevo derrumbe. No ha sido posible establecer contacto con ellos desde el derrumbe, no tenían comida ni agua potable.

Un congregación de familiares y amigos de los mineros atrapados en la mina El Pinabete durante una caminata con velas hasta el punto de golpe donde se realizan las labores de rescate en la entrada de Agujita, en el estado de Coahuila, el 11 de agosto de 2022.ANTONIO OJEDA

Entre las familias, el longevo temor era que se repitiera la tragedia de 2006 en Pasta de Conchos: 65 mineros murieron en una arranque de gas, de los cuales 63 cuerpos nunca fueron recuperados. López Taller, que prometió indemnizar y recuperar los cuerpos en 2020, ha pedido al director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, que se ocupe de entreambos casos: “Quiero pedirle al señor Bartlett que se aplique y adicionalmente a la mina Pasta de Conchos, hay que rescatar a estos mineros”.

Las labores de rescate han durado casi un mes, aunque en los últimos días la sensación era de estancamiento, posteriormente de que una nueva riada arruinara los trabajos de las dos primeras semanas. Poco a poco, la esperanza se ha ido agotando entre los cada vez menos familiares que esperaban noticiario en los alrededores de la mina. La primera vez que se planteó la opción de una recuperación de los cuerpos que duró más de medio año, fue recibida con una estrepitosa negativa. “Es un tiempo irreal, 11 meses parados aquí esperando a un natural es muy abrumador”, dijo un natural que prefirió permanecer en el anonimato.

Finalmente, no les ha quedado más remedio que absorber el plan. Las labores de rescate como tal concluirán esta semana y, tras un fin de semana de homenaje a los mineros, comenzará la comprensión de un tajo destapado para recuperar los cuerpos. Grupo Pasta de Conchos, ordenamiento civil que defiende los derechos de los mineros, ha criticado fuertemente la nueva logística y argumenta que no se cumplirán los plazos estimados por las autoridades: “Se están planteando de 6 a 11 meses para realizar cualquiera de las obras que surgen, lo cual es irreal, por afirmar lo menos. Si es una mina a firmamento destapado, requieren mover al menos 5 millones de toneladas de tierra (equivale a guatar tres veces el estadio Mexica), más de 1,600 trabajadores, camiones de 200 y 300 toneladas, uso de explosivos (sobre un radio dañada ), etc.»

El único imputado hasta el momento en el incidente —un chavea de la zona llamado Cristian Solís— es, a litigio del propio presidente, un testaferro sin poder vivo interiormente de la industria minera (habilidad habitual de los dueños de las minas). Más de 3,100 mineros han muerto en accidentes laborales en Coahuila desde que comenzó la minería del carbón en el siglo XIX. Organizaciones civiles y trabajadores han denunciado en numerosas ocasiones las pésimas condiciones laborales y los casi inexistentes protocolos de seguridad. Pero el 99% del carbón que consume la CFE, empresa estatal secreto en el tesina energético de López Taller, se extrae de la región.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe todas las claves informativas de la presente de este país

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí