Tumbada en una cama pequeña anejo a su superiora, Aisha Usman, de 14 meses, mira al hueco, con los luceros hundidos en las cuencas y la caja torácica visible. Ella es la última en resistir a un centro de tratamiento para niños severamente desnutridos en el noreste de Nigeria, donde la violencia provocada por grupos insurgentes islamistas ha desarraigado a millones, obligado a los agricultores a darse los campos y causado escasez de alimentos. Aproximadamente de 1,74 millones de niños menores de cinco primaveras sufren desnutrición aguda en la zona, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA).

El comunidad terrorista Boko Haram y su afiliado Estado Islámico en la provincia de África Occidental han estado luchando contra las fuerzas de seguridad de Nigeria en el noreste durante más de una división, desplazando a más de dos millones de personas y matando a cientos, según agencias de ayuda. .

En el centro de tratamiento del hospital Damaturu en la caudal del estado de Yobe, Fátima, la superiora de Aisha dice que hay días en que su tribu se acuesta con escasez por desliz de alimentos. Esto se debe a que en su lugar de Babangida, a unos 50 kilómetros de Damaturu, los insurgentes islamistas obligaron a los aldeanos a darse sus granjas, dijo a Reuters. Fátima solía ir a agenciárselas azotaina para traicionar, pero dejó de hacerlo porque se volvió demasiado peligroso aventurarse en el bosque.

Fatima Usman acuna a su hija, Aisha, en una cama en el Centro de Tratamiento Damaturu para niños con desnutrición aguda en Yobe, Nigeria.SEUN SANNI (REUTERS)

“A veces nos dan comida ya veces no”, resume la mujer de 35 primaveras. Su hija pesa 10 libras, menos de la fracción del peso promedio de los niños de su tiempo. Algunos de los órganos de la pupila estaban fallando cuando llegó al hospital, según el equipo médico. Allí le pusieron una inyección y empezó a percibir comida a través de un tubo, con lo que poco a poco empezó a recuperarse y mejorar.

OCHA necesita 1.000 millones de euros este año para ayudar a 5,5 millones de personas, incluidas mujeres y niños, con ayuda alimentaria en los estados de Borno, Adamawa y Yobe. Pero el organismo de la ONU solo ha recaudado el 42% de los fondos requeridos hasta agosto, según un comunicado. Algunos donantes internacionales han transferido fondos a otros lugares, incluidos Ucrania, Etiopía y Afganistán, que asimismo enfrentan mayores evacuación humanitarias, según OCHA.

Las Naciones Unidas necesitan 1.000 millones de euros este año para ayudar a 5,5 millones de personas, incluidas mujeres y niños, con ayuda alimentaria en los estados de Borno, Adamawa y Yobe.

Sin bloqueo, hasta 5.000 niños en el noreste de Nigeria corren el aventura de vencer en los próximos dos meses si no llega la financiación, dijo John Mukisa, coordinador del sector de alimento de las agencias de la ONU.

Al flanco de la cama de Fátima, Sahura Hassan, de 21 primaveras, llevó a su hijo al centro de tratamiento de Damaturu porque había dejado de manducar, tenía fiebre, no podía sentarse y estaba gravemente deshidratado. “La decano parte del problema que vemos en estas áreas se debe al escaso acercamiento a los alimentos adecuado a la inseguridad; no hay suficiente comida en cada uno de los hogares”, dice Japhet Udokwu, el médico a cargo del centro de tratamiento.

Mele Bukari, de 55 años, que huyó de su aldea debido a los ataques de Boko Haram, trabaja en una granja en la comunidad de Gongulon, Maiduguri, Estado de Borno, Nigeria.
Mele Bukari, de 55 primaveras, que huyó de su lugar adecuado a los ataques de Boko Haram, trabaja en una quinta en la comunidad de Gongulon, Maiduguri, Estado de Borno, Nigeria.SEUN SANNI (REUTERS)

La agricultura es el sustento del país del noreste de África, pero la inseguridad, el aumento en el costo de los fertilizantes y el diésel, así como las inundaciones y sequías exacerbadas por el cambio climático, se han combinado en una poderosa fuerza que está acortando vidas. .

El gobierno de Nigeria dice que está ganando la lucha contra los insurgentes en el noreste y que algunas áreas ya han sido limpiadas de militantes y son seguras para que los aldeanos regresen a la agricultura.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro ‘newsletter’.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí