Los ciudadanos rusos que quieran ir a España, Italia o cualquier otro país de la UE tendrán que enriquecer más y esperar más para entrar. Esta es la primera consecuencia de la nueva dorso de tuerca a las sanciones que los Veintisiete van a aplicar a Rusia por invadir Ucrania, que consiste básicamente en suspender el acuerdo que Moscú y Bruselas firmaron en 2007 para suministrar los permisos de entrada a la zona Schengen, según ha anunciado la Reincorporación Representante para la Política Foráneo de la UE, tras la reunión mantenida este miércoles con los Ministros de Exteriores en Praga.

La suspensión total del pacto firmado hace 15 primaveras ha sido el punto de armonía pillado entre los países que buscaban prohibir por completo la concesión de visados ​​a los ciudadanos rusos -especialmente los cinco países con frontera física con Rusia (las tres repúblicas bálticas, Finlandia y Polonia-). y los que se oponían a esta opción por considerarla ilegal ―España, Alemania, Francia o la propia Comisión Europea― y recordaban que los oligarcas ya tienen prohibida la entrada en la UE.El acuerdo de 2007, en todo caso, ya no se aplica en algunos secciones.

El consenso pillado en la República Checa no implica la implementación inmediata de esta nueva pena. Al tratarse de una reunión informal, los ministros solo pudieron tomar una atrevimiento política que ahora deben aguantar a promontorio los embajadores de los Estados miembros en Bruselas. Poco similar a lo ocurrido el día antedicho con la labor de entrenamiento marcial para Ucrania.

“Esto significa que la cantidad de nuevas visas emitidas por los Estados miembros de la UE se reducirá significativamente. Va a ser más difícil y el proceso va a ser más grande”, advirtió Borrell, al final de la reunión. La suspensión total del acuerdo que facilitaba el otorgamiento mutuo de visas implica, de inmediato, que los permisos de entrada serán más costosos. Si hasta ahora se pagaba un mayor de 35 euros, desde que entre en vigor la medida se llegará a los 80 euros. Todavía serán procesos más largos, porque varios países asimismo han corto el personal en sus consulados en Rusia, por lo que todos los trámites llevarán más tiempo.

Una vez que comience a aplicarse la nueva pena, puede ocurrir otra consecuencia indirecta. Con la suspensión del acuerdo de 2007, los estados miembros obtienen autonomía para otorgar permisos de entrada a ciudadanos rusos. Así, los países que opten por aplicar una posición más dura podrán prohibir totalmente la concesión de estos documentos, aparte por motivos humanitarios, como han venido defendiendo el primer ministro estonio, Kaja Kallas, o la primera ministra finlandesa, Sanna Marin. En cambio, otros países, como España o Italia, pueden seguir otorgándolos con las nuevas limitaciones. Sin secuestro, esto asimismo significa que quienes quieran alcanzar a España, Francia o Italia tendrán que hacerlo vía Turquía o Belgrado, ya que las aerolíneas rusas no pueden sobrevolar el espacio vaporoso de la UE.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y descifrar sin límites.

suscribir

Este verano, desde mediados de julio, se ha producido un aumento significativo del número de ciudadanos rusos que han cruzado las fronteras terrestres de su país con la UE, lo que supone «un aventura para la seguridad», en palabras de Borrell. “Encima, hemos pasado a muchos rusos correr por placer, para ir de compras, como si no hubiera erradicación en Ucrania”, agregó.

“Hemos enemigo una posición equilibrada, como quería España, entre los países cercanos a Rusia que reciben una entrada que no es aceptable desde que empezó la invasión, y los que, como España, defendían que es bueno surtir los intercambios. con las sociedades, especialmente con la sociedad civil”, ha patente el ministro castellano de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, al término del armonía. Según la interpretación de Albares, asimismo se habría tratado del pacto pillado la víspera por los ministros de Defensa para diseñar una labor de entrenamiento del ejército ucraniano.

Los dos compromisos políticos alcanzados en Praga estos días han librado la pelotón de los países de la UE en la respuesta contra Rusia por la invasión de Ucrania, poco que ya se logró a finales de julio, tras varios días de duras negociaciones, en el reducción de gas. A esta respuesta se ha sumado en estos últimos días de agosto la doble cara de apoyo a Kyiv, a través de la labor de entrenamiento (no solo se enviarán armas, sino asimismo formación en su uso) y castigo a Moscú, con el endurecimiento de la concesión de visados. .

Sigue toda la información internacional en Facebook Y Gorjeoo en nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí