¡Buenos días! Hoy os escribo para dialogar de rendimiento bajo presión. Caso práctico: tirar un penalti con millones mirando.

  • ¿Te han enviado la newsletter? Apúntate y recíbela cada semana 📬

Ayer se decía que los penaltis eran un suerte. Ahora está de moda afirmar lo contrario, además hasta calar a exagerar. El tiro desde los merienda metros es una mezcla de suerte, diplomacia, logística y psicología. A continuación recopilo una docena de estadísticas, estudios y claves del tiro de penalti.

1. Los penaltis se marcan el 76% de las veces, pero hay especialistas. Los tiradores habituales marcan el 77% y los novatos el 75%, según InStat. Pero me he fijado en los jugadores que más penaltis han tirado del siglo XXI para agenciárselas a los mejores:

  • Messi ha impresionado un 78% (130 lanzamientos)
  • Ibrahimovic un 84% (100)
  • Cristiano Ronaldo un 84% (166)
  • Lampard un 85% (70)
  • Eden Hazard un 88% (57)

2. No está claro que sea mucho mejor tirar primero. Un estudio muy citado de Ignacio Palacios-Huerta observó que en las rondas de penaltis el equipo que lanzaba primero ganaba el 60% de las veces. Eso era mucha superioridad y el resultado se menciona a menudo. Sin bloqueo, un trabajo posterior con el triple de datos (540 tandas) redujo el beneficio de mover primero al 53%. Es afirmar, que la superioridad quizás existe, pero es sobrado pequeña.

  • A posteriori de los penaltis entre España e Italia, el futbolista Gerard Piqué comentó que esa superioridad de difundir primero es injusta —lo es— y sugirió un formato alterno: difundir en orden ABBAABBAAB… Así los equipos se van alternando la superioridad (como se hace en tenis con el lanzamiento de un tie break).

3. Disparar precipitadadamente es señal de error. El psicólogo Geir Jordet dedicó cinco primaveras a estudiar tandas de penaltis y hace poco resumía en Twitter su trabajo: «Es un engranaje psicológico”. Es una situación de presión y los histerismo se pagan. Se puede observar a veces en las prisas con que el tirador coloca la pelota o si reacciona muy rápido al silbato del árbitro. Esos penaltis precipitados se marcan solo el 57% de las veces, mientras que los jugadores que esperan un segundo o más luego del pitido del árbitro marcan el 81% de las veces.

4. El atleta debe tener el control. Lo explicaba Dave Reddin, el aludido principal de logística de la selección inglesa, en un artículo de The Athletic: “Lo importante era decirle a los jugadores que tenían el control. Ellos deciden cuándo hacer el tiro. Depende de ellos, no del árbitro ni del guardameta”. En 2016, una de las misiones de Reddin era romper la maldición de Inglaterra en las tandas de penaltis (que efectivamente acabó en el Mundial de 2018). Los británicos habían sido los peores en las rondas durante primaveras, y uno de los patrones que encontraron al analizar sus tiros fue que lanzaban muy deprisa tras el pitido del árbitro , como si fuese un pistoletazo de salida.

Son los mismo datos que daba Jordet en un trabajo de 2009: los ingleses escasamente esperaban 0,3 segundos antiguamente de disparar. Eran los más impacientes, muy cerca de los españoles. En cambio, los alemanes se tomaban el doble de tiempo y los franceses, el triple. (Este patrón además lo menciona el periodista Ben Lyttleton en su compendio Twelve Yards, dedicado a los penaltis).

6. Parece que incluso ayuda la ilusión de control. Los penaltis quizá son una suerte, pero cuando Jordet entrevistó a una decena de futbolistas, encontró un patrón: los jugadores que pensaban que era todo cuestión de suerte eran más proclives a sufrir una ansiedad destructiva: “La percepción de control es esencia”, explica.

7. Es más hacedero tirar para percibir que para no perder. Los jugadores solo convierten en gol el 62% de los penaltis cuando necesitan marcar para no perder inmediatamente la tanda (por ejemplo, cuando vas perdiendo y eres el segundo en difundir el botellín penalti). En esos momentos se ven más señales de histerismo, como preparaciones cortas y miradas al suelo. En cambio, los penaltis decisivos para percibir se transformaron con éxito el 92% de las veces.

8. Según avanza la tanda, aumenta la presión y el número de fallos. El primer tiro se ha convertido casi el 90% de las veces, mientras que el tercero, cuarto y botellín están por debajo del 80%. El cuarto ha sido históricamente el peor, aunque la diferencia no parece significativa. A partir del sexto tiro el tiento no llega al 70%, porque sube la tensión y lanzan los peores.

9. Hay jugadores con repertorio. Como explica Reddin en The Athletic, un entendido como Harry Kane «tiene cuatro o cinco penaltis diferentes que practica regularmente». La idea es proseguir un rutina, automatizar el tiro y sentirse cómodo cuando se le pide que haga lo mismo bajo una presión extrema.

Luego están los jugadores que no tiran penaltis normalmente. Para algunos, la tanda de un mundial o una Eurocopa puede ser la primera vez que lazan un penalti como profesionales. Lo que sugiere Reddin con esos jugadores es “encontrar un tiro”, designar una mecánica y practicar para percibir confianza. Lo que no quieres es que se vean en porción de carrera pensando qué van a hacer.

10. Hay dos formas de tirar penaltis: portero-independientes o portero-dependientes. Hay especialistas como Kane, que apuntan a zonas concretas sin importar lo que haga el guardameta. Si son capaces de ajustar el balón a un flanco, o si lo elevan, los penaltis son muy difíciles de detener. Este representación de Mona Chalabi con datos de Opta muestra que se paran muy pocos penaltis por detención (el aventura es tirarlos fuera).

Gráfico de Mona Chalabi con los tiros en tandas de penaltis en Copas del Mundo y Eurocopas desde 1976 a 2016
Descriptivo de Mona Chalabi con los tiros en tandas de penaltis en Copas del Mundo y Eurocopas desde 1976 a 2016

La alternativa es atreverse el tiro mirando al guardameta.

El atleta hace una carrera lenta, mantiene la raza fría y solo decanta el tiro cuando intuye a dónde va a moverse el portero. Es una técnica estupenda, pero difícil de perfeccionar. Según The Athletic, así se lanzaron 4 de los 6 penaltis fallados durante la período de grupos de la Eurocopa, incluido el que erró Gerard Quemado contra Polonia.

Eden Hazard es uno de los fútbolistas que tira así los penaltis, y tiene como vimos antiguamente el mejor porcentaje de tiento en la élite (escasamente equivocación uno de cada diez). En este vídeo se le ve tirar 15 penaltis, siempre mirando el movimiento del guardameta, y en todos menos uno alabarda al flanco contrario. Si pausáis la imagen antiguamente de que Hazard toque el balón, veréis que los pies del guardameta casi siempre le delatan. Si se mueve muy pronto, el punta empuja el balón por el medio para fijar el gol. Los problemas solo vienen si el guardameta aguanta sereno, pero los lanzadores que usan esta técnica suelen tener un disparo de postrero solicitud, que ejecutan cuando pasa eso.

¿Sabéis qué otro tahúr alabarda igual los penaltis? El italiano Jorginho (88% acertados, tras 33 penaltis), que marcó el postrero contra España para poner a su selección en la final de la Eurocopa. Si lo veis cliché, se le ve dar un saltito, que es poco que hace a veces, como para empujar al guardameta a moverse, y luego calma a Unai Simón, que aguanta pero acaba yendo en torno a su derecha, para ver cómo Jorginho la mete por la izquierda casi con suavidad.

El italiano Jorginho batiendo a Unai Simón en el penalti decisivo del Italia - España.
El italiano Jorginho batiendo a Unai Simón en el penalti fundamental del Italia – España.Facundo Arrizabalaga (AFP)

11. Quizá lo importante es designar quién empieza. Si tirar segundo en la tanda no es malo, como vimos antiguamente, ¿significa eso que Italia no empezó con superioridad la tanda de penaltis contra España? No tan deprisa. Resulta que un estudio nuevo se ha fijado en otro detalle: la superioridad de atreverse quién empieza.

El lunes hubo una estampa curiosa antiguamente de los lanzamientos del Italia-España. El árbitro lanzó una moneda dos veces, siguiendo la legislatura coetáneo, primero para atreverse la puerta y luego para atreverse qué capitán elegía el orden de tiro. Al principio hubo una confusión y el italiano Chiellini se puso a bromear con Jordi Alba, que ponía cara de “ninguna sandunga me está haciendo”. El caso es que ganó Chiellini y decidió que Italia lanzaría primero.

Pues proporcionadamente, según el estudio, ese simple hecho de atreverse el orden —y con independencia de que decidas tirar primero o segundo— sí se asocia con una viejo probabilidad de percibir la tanda de penaltis. En las 207 rondas desde 2003 (sumando Mundial, Eurocopa, Champions y Europa League), el equipo que decidió el orden ha hato el 60% de las tandas. Quizás es casualidad, pero además puede ser poco mental o una superioridad estratégica.

12. Las superestrellas pueden ser un punto débil. El resultado más bonito de los trabajos de Jordet es lo que pasa con los jugadores mediáticos: luego de admitir un premio individual —como el que entrega la FIFA—, los jugadores marcan el 65% de sus penaltis, en extensión del 89% que marcaban antiguamente del premio. Una parte se puede deber a la regresión a la media, pero además que «su status anualidad presión a un evento que ya era de entrada presión».

13. Los fantasmas te persiguen. Otro trabajo de Jordet: si tu equipo ha perdido las últimas tandas de penaltis, es más probable que falles tu penalti. El resultado es válido aunque tú no participases en aquellas rondas, lo que sugiere que puede ser un meta de presión psicológica.

14. ¿Alternativas a los penaltis? Me preguntaba si tendría sentido dar la triunfo a los puntos, usando los goles esperados (xG). Lo haría en la prórroga. Si el partido acaba con igualada, se juegan 30 minutos extra, pero en ese tiempo los equipos tienen un doble objetivo: marcar y tener ocasiones. Si hay goles, ganará el que marque más, pero si hay igualada, en extensión de tirar penaltis, se lleva el partido el equipo que haga disparos más peligrosos en la prórroga. Para eso habría un minimarcador con la suma de goles esperados, que, recordad, son una métrica de la probabilidad de consumir en gol de cada remate realizado.

Con este formato, España se habría ahorrado los penaltis contra Suiza en los cuartos de final, porque en esos 30 minutos hizo muchos remates de peligro, según los datos de Driblab.

Ocasiones de gol en el Suiza - España (xG, goles esperados). Fuente: Driblab
Ocasiones de gol en el Suiza – España (xG, goles esperados). Fuente: Driblab

¿Contra Italia? Ahí no está claro porque escasamente sumaron 0,1 xG cada equipo. Los últimos 15 minutos habrían sido muy diferentes.

Ocasiones de gol en la prórroga del Italia - España (medido en xG, goles esperados). Fuente: Driblab
Ocasiones de gol en la prórroga del Italia – España (medido en xG, goles esperados). Fuente: Driblab

No lo he pensado mucho y seguramente es mala idea. Desde luego, habría que pulir detalles: por ejemplo, convendría poner un minúsculo para evitar que los equipos se pusieran a disparar desde 40 metros para sumar xG de 0,01 en 0,01.

Otra opción más loca es recuperar lo que hacían en la faja de fútbol de EE UU en los primaveras noventa: tiraban los penaltis como en hockey. El atacante salía corriendo desde medio cambio con el balón controlado y tenía unos segundos para remover al guardameta.

2. 🐤  Otras cosas random

… Los gatos domésticos matan millones de pájaros. Nuestras mascotas son una perturbación severa para los equilibrios ecológicos entre cazadores y presas: tenemos en casa un depredador sano, protegido y alimentado, pero le dejamos cazar en el carmen para que se entretenga. Según algunas estimaciones, los gatos domésticos podrían matar unos 2.000 millones de pájaros cada año. Supongo que es poco conocido, pero lo descubrí escuchando el guay podcast de Tyler Cowen con el ornitólogo Richard Prum.

… Una IA para reprender a los diputados que miran el móvil. El Parlamento flamenco transmite sus plenos por YouTube y desde el lunes una máquina los vigila: si cogen el móvil, les manda un mensaje extenso por Twitter: “Querido distraído, por valía, céntrese”, adyacente a un breve vídeo del momento. El cálculo analiza la imagen y detecta, más o menos, quién es cada diputado y si está mirando el teléfono. Lo ha desarrollado un intérprete visual para tildar la atención sobre los riesgos (¿y los beneficios?) de la vigilancia masiva. | EL PAÍS

Captura de una imagen de la cuenta de Twitter The Flemish Scrollers donde se ve el porcentaje de certeza que tiene el sistema de inteligencia artificial al detectar una cara y un móvil en las manos de cada diputado
Captura de una imagen de la cuenta de Twitter The Flemish Scrollers donde se ve el porcentaje de certeza que tiene el sistema de inteligencia sintético al detectar una cara y un móvil en las manos de cada diputado

… Las vacunas son efectivas contra la variación delta. Según datos provisionales de Reino Unido, la efectividad sobre el contorno contra la enfermedad sintomática parece reducirse un poco; con Pfizer pérdida del 93% al 88%, aunque sigue siendo muy elevada. Sí advierten cierta pérdida de efectividad con solo la primera dosis, que caería del 51% al 33%. Pero la mejor comunicado, como contaba ayer el Financial Times, es que las vacunas de Pfizer y AstraZeneca están demostrando una efectivad por encima del 90% a la hora de evitar las hospitalizaciones de los infectados con delta.

¿Nos ayudas? Reenvía esta newsletter a tus contactos o diles que se apunten aquí. Puedes escribirme con ideas, comentarios o pistas a mi correo (kllaneras@elpais.es) o por Twitter (@kikollan).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí