Rafiki, Meghan Markle y Nelson Mandela. Los protagonistas del final escándalo que salpica a la prensa amarilla británica son tan inverosímiles que hay que percibir dos veces para comprobar que se negociación de una nueva actual. Está. Todo surge de la extensa entrevista que la duquesa de Sussex, de 41 abriles, ha concedido a la revista chaqueta El corte. Publicado el lunes 29 de agosto, afirmó que durante el estreno en Londres de la rehacer del clásico de Disney de 2019, un miembro del índice se le acercó para comparar su boda con el príncipe Harry de Inglaterra (celebrada en mayo de 2018) con el tiro en 1990 del político sudafricano Nelson Mandela (1918-2013), que marcó el final de segregación étnico. «Tengo que decirte: Nos regocijamos en las calles igual que cuando Mandela salió de prisión», le habría asegurado, según cuenta la propia Markle. La suceso, enterrada en un perfil espacioso (casi 6.500 palabras) y muy amable, ha llamado la atención de los medios británicos, que no han tardado en contrastar la información con los actores de la película. Y lo que han antitético no ha dejado indiferente a nadie.

John Kani es un actor y director sudafricano, popular por interpretar a T’Chaka en Capitan America Y Pantera negra. Igualmente participó en El rey Audaz, donde prestó su voz al popular mandril Rafiki. “Nunca conocí a Meghan Markle. Esto parece una especie de paso en apócrifo de su parte. Soy el único miembro sudafricano del índice y no asistí al estreno en Londres». Correo en columna. El único otro sudafricano en la película, que se sepa, es el compositor Lebo M., autor de la música flamante de la película animada contiguo a Hans Zimmer, lo que deja un hueco para la verdad en la suceso que ha compartido Markle. Aún así, la duquesa se refiere en su suceso a cierto del “emitir”, es sostener, del conjunto actoral.

Aún así, John Kani, quien fue un agitador durante los abriles más duros del segregación étnico y amigo personal de Mandela, ha señalado que la comparación, independientemente de si cierto verdaderamente la formuló, es descabellada y «desconcertante». La exención del político sudafricano, tras 27 abriles en cautiverio, fue un «momento histórico», ha asegurado, mientras que el nupcias de Markle con el príncipe Harry «no fue gran cosa» en Sudáfrica. Los dos eventos «no se pueden comparar», continúa: «La multitud no recuerda dónde estaba o qué estaba haciendo cuando Meghan se casó con Harry».

A posteriori de varios meses manteniendo un perfil bajo, Meghan Markle regresa a la espectáculo pública. portada de revista El corte forma parte de una serie de apariciones públicas, como su anunciado regreso a las redes sociales (que cuenta en esa charla) o el estreno de su podcast, Arquetipos, en la que charla con diferentes personajes públicos como Serena Williams o Mariah Carey, en los dos episodios que, de momento, ha estrenado. Adicionalmente, la próxima semana inicia una viaje europea para asistir a diferentes eventos benéficos y tiene irresoluto el estreno de un documental de Netflix sobre los Invictus Games. Todos estos proyectos apuntan a marcar su propia memorándum luego de que la actriz estadounidense, contiguo a su consorte, el príncipe Enrique de Inglaterra, abandonaran la comunidad actual británica y la acusaran de racismo. Desde entonces, el alejamiento de la pareja de la comunidad Windsor ha sido más que evidente.

Pero, allá de mejorar su imagen, muy denostada en Inglaterra, la portada de El corte parece haberse vuelto contra él. La comparación con Mandela no solo ha sobresaliente ampollas en Reino Unido, sino incluso en Sudáfrica. Allí, la figura del primer presidente infausto del país, que abogó por la convivencia entre razas mientras luchaba contra el racismo institucionalizado, es un símbolo. Uno que muchos, en todas partes del mundo, quieren capitalizar.

“Todos los días hay personas que quieren ser Nelson Mandela, ya sea comparándose con él o queriendo emularlo”, dijo el nieto del político, Zwelivelile. mandala Mandela. “Pero ayer que lo hagan, deberían investigar la obra que hizo y poder ser campeones y defensores de la obra que él mismo defendió”. Mandla, que incluso es diputada en los tribunales sudafricanos, ha ampliado en declaraciones a la Correo en columna. Agregó que la exención de su antecesor en 1990 no se puede comparar con «un casamiento con un príncipe blanco», ya que la primera «se basó en aventajar 350 abriles de colonialismo con 60 abriles de un enorme régimen de segregación étnico En Sudáfrica». «No puedes comparar eso con la celebración de la boda de cierto».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí