Jane Fonda en un evento de la serie de Netflix ‘Grace and Frankie’ celebrado en Los Ángeles el 23 de abril de 2022.MARIO ANZUONI (REUTERS)

Convertida en una robusto propagandista durante décadas, Jane Fonda se prepara para dar una nueva batalla. Él está en vitalidad. A sus 84 abriles, la actriz ha informado este viernes de que le han diagnosticado un cáncer, tipo linfoma de Hodgkins. Siempre jovial, Fonda ha matizado la notificación para sus casi dos millones de seguidores en su Instagram. “Este (linfoma de Hodgkins) es un tipo de cáncer muy tratable. El 80% de los pacientes sobrevive, así que me siento muy afortunada”, ha ostensible en la red social la suerte de la serie de Netflix, burla y frankiedonde actúa pegado a Lily Tomlin.

“El cáncer es un adiestrado y estoy atenta a las lecciones que tiene para mí”, escribió Fonda, quien acompaña su mensaje con una fotografía en la que luce la emblemática chaqueta roja. El cáncer que padece es un tipo de enfermedad que se origina en los ganglios linfáticos, parte del sistema inmunológico.

Fonda, hija del proverbial actor Henry Fonda, dice sentirse afortunada. “Tengo cobertura y acercamiento a los mejores médicos”, dice la actriz sobre un tema que polariza a Estados Unidos, el acercamiento a la vitalidad. «Me doy cuenta, y es difícil, de lo privilegiada que soy con esto», agrega. «Casi todas las familias en Estados Unidos han lidiado con el cáncer en algún momento y muchas de ellas no han tenido la oportunidad de tener un tratamiento de calidad como el que yo estoy recibiendo, y eso está mal», dice.

Cerca de del 9% de los estadounidenses, unos 28 millones de personas, no tenían ningún tipo de cobertura de vitalidad en 2020, según cifras oficiales. El resto se reparte en un universo retrete enredado formado por planes públicos y privados. Sin bloqueo, el seguro de empresa privada es predominante en el país y representa el 66,5% de los planes disponibles. Aun así, el acercamiento a la vitalidad es un tema que enfrenta a demócratas y republicanos, quienes se oponen a la cobertura universal obligatoria financiada por el Estado.

La actriz ha revelado que llevará seis meses de quimioterapia. “Estoy recibiendo muy correctamente el trato”, ha indicado. El proceso, asegura la exreina del fitness en los abriles 80, no la distrae de su compromiso como propagandista contra el cambio climático, rol que ha ocupado gran parte de su tiempo en los últimos abriles. En 2019, ya octogenaria, fue arrestada cuatro veces en un mes por participar en protestas en Washington.

Este viernes, Fonda no ha perdido la oportunidad de adjuntar su mensaje para transmitir su preocupación por la emergencia climática. “Necesitamos musitar, adicionalmente de curar el cáncer, de qué lo provoca, para poder eliminarlo. La familia debería aprender que los combustibles fósiles causan cáncer. Asimismo pesticidas”, dice la actriz, que comenzó su vida como propagandista alzando la voz contra la desavenencia de Vietnam. A lo espacioso de las décadas ha modificado sus intereses, convirtiéndose en una destacada representante del feminismo desde la decenio de 1970, cuando interpretó a una zorra en Klute, dirigida por Alan Pakula.

Más allá de los diagnósticos, Fonda promete estar presente en la campaña para las elecciones legislativas que se realizarán el 8 de noviembre. Exigirá que los políticos que buscan alcanzar al Capitolio apuesten por la energía verde. “Pueden contar conmigo”, les dijo a sus seguidores. Estaré allí con ustedes viendo crecer nuestro ejército de campeones climáticos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí