Los bancos centrales no deberían pelear solamente contra la flagrante hélice alcista de precios sino con la expectativa de que los precios seguirán subiendo a medio y derrochador plazo. Y el BCE está allí de juntar esas expectativas al objetivo de estabilidad de precios del 2% en el futuro. Los consumidores de la zona euro esperan una inflación a derrochador plazo del 3%, superior al 2,8% que estimaban en junio, según la sondeo que realiza cada mes el BCE entre unos 14.000 adultos en Bélgica, Alemania, España, Francia, Italia y Holanda.

Sigue leyendo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí