Las numerosas restricciones provocadas por el coronavirus han hecho que el trabajo o la educación a distancia y los entornos híbridos sean una verdad palpable en muchos países desde hace más de un año. El protagonismo de las nuevas tecnologías es un hecho que asimismo se acentuará en el futuro. “Como individuos y como sociedad, tenemos que ser coevolutivos con las herramientas digitales con las que estamos conviviendo, y si no queremos quedarnos fuera, tenemos que estar adquiriendo habilidades digitales constantemente”, dice Yema Requena. , Director de consultoría de nethunting. Un esfuerzo en el que factores como la permanencia y, sobre todo, el nivel educativo, juegan un papel fundamental, ya que las personas con niveles educativos altos muestran un maduro exposición de las competencias digitales, según un fresco estudio del Observatorio de las competencias digitales y la empleabilidad, un esquema de Fundación IMANcorp y el Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Según este mensaje, las personas que han cursado niveles superiores de estudios tienen un maduro porcentaje de competencias intermedias y altas, mientras que aquellas con estudios básicos tienen niveles inferiores o inexistentes. Así, por ejemplo, el indicador numeral que incluyen como relato indica que las personas con menos estudios tienen un índice de 7,11 puntos sobre 26, mientras que entre la población con estudios superiores prácticamente se duplica (14,14). La permanencia asimismo influye, ya que, interiormente de cada nivel educativo, los jóvenes tienen una autosuficiencia digital muy superior a los mayores de 65 abriles.

“Esto tiene tres posibles explicaciones”, explica el Dr. Rafael Merino, catedrático de Sociología de la UAB y responsable de este estudio: “La primera es que las habilidades cognitivas están relacionadas con las digitales. La segunda, que muchas de las actividades de educación tienen que ver con el exposición de estas habilidades digitales (uso de correo electrónico y procesadores de texto, software de gráficos, creación de presentaciones…). Y la tercera es que, a maduro nivel educativo, el tipo de trabajo que se realiza requiere mayores competencias digitales”.

Impacto de la celeridad digital

El Índice de Hacienda y Sociedad Digital (DESI), un indicador de hacienda humano basado en habilidades digitales, revela que España está levemente por debajo de la media Europeo. Y, sin retención, los cambios provocados por el covid-19 muestran una clara envite por la transformación digital: más de la fracción de las empresas españolas (51%) han rediseñado sus infraestructuras de Tecnologías de la Información (TI) para hacer frente a las nuevas demandas del trabajo remoto e híbrido, y casi tres de cada cuatro líderes digitales creen que habrá cambios a derrochador plazo en cuanto a dónde y cómo trabajan las personas interiormente de su ordenamiento, según un estudio de Equinix. Por otro costado, y a pesar de los artículos negativos de la pandemia, el 71% de las empresas en España aún tiene intención de expandirse a nuevos mercados, y de estas, el 73% quiere hacerlo de forma supuesto.

Más información

Suscríbete al boletín de Formación

Fran García del Pozo: “Memorizar a programar es tan importante hoy como lo fue memorizar inglés en su día”

¿Estás mosca en el trabajo? Síntomas y consecuencias de un trastorno agravado por un año de pandemia

“Con el paso del tiempo, las actividades del día a día, tanto en el ámbito gremial como profesional, se realizan cada vez más de forma digital, y el teléfono móvil se ha convertido en la útil básica por excelencia para realizar cualquier tipo de trámite. ”, sostiene Juan Luis Oscuro, Director de Innovación en El valle. Otro ejemplo se puede ver en el uso de la verdad supuesto y aumentada, para lo cual, indica, antaño era necesario contar con dispositivos especiales pero que hoy son accesibles a través de teléfonos móviles, y ya es una tecnología global en ámbitos como la educación, ya que hace que la educación a distancia sea más interactiva.

Del mismo modo, otras tecnologías disruptivas como el Internet de las Cosas (IoT) o la robótica se están incorporando a nuestro día a día de forma casi imperceptible: “Ya es habitual ver a nuestro más o menos en hogares, hoteles, comercios y entornos laborales. , cuántas tareas se automatizan a través del móvil o la voz, y eso es gracias a la inteligencia fabricado de los asistentes de voz y los sensores que nos van a permitir un mundo cada vez más hiperconectado, el uso de coches autónomos de forma más popular o ver chefs autómata y los camareros en los restaurantes pronto serán una verdad”, añade Oscuro.

Cambios en el círculo de trabajo

Entre las competencias digitales más demandadas por las empresas, el responsable de Innovación de The Valley incluye el dominio de metodologías de trabajo como pensamiento de diseño, Lean o Ágil, para mejorar la eficiencia; de tecnologías disruptivas como la inteligencia fabricado, cautiverio de bloques, robótica o verdad inmersiva; de la ciencia de datos, como secreto para conocer mejor a los clientes y mejorar la toma de decisiones; y amplio conocimiento tanto de los modelos de negocio de la posesiones digital, como de la logística, operaciones y transporte de ventas en orientación.

los cautiverio de bloques, por ejemplo, es una tecnología que permite replicar el mundo físico en Internet: “Hasta hace poco, Internet era un medio ideal para compartir información, pero no valencia o propiedad. Por ejemplo, para regalar una entrada a un concierto podía hacerle una foto y compartirla con otro, pero quien recibiera esa imagen no podía estar seguro de que no la usaría asimismo para obtener al evento. No hubo un real intercambio de propiedad”, ilustra Alex Puig, cofundador de Laboratorios Caelum y avezado en esta tecnología. Por otra parte es transversal (con aplicaciones en muchos sectores), la demanda es muy reincorporación y los salarios son muy competitivos. Eso sí, la formación depende mucho de la iniciativa que tengas: “Hemos llegado a un punto en el que la tecnología avanza más rápido que las escuelas de formación, y cualquier curso de cautiverio de bloques probablemente quedará obsoleto mucho antaño de que esté terminado. Autoaprendizaje, colaboración con proyectos fuente abierta, los chats en orientación, los tutoriales en YouTube y publicaciones Los especialistas son hoy en día la mejor forma de formar”.

Si poco está claro es que las circunstancias que vivimos han cambiado radicalmente nuestro estilo de vida, el entorno en el que trabajamos y la forma en que nos relacionamos con las demás personas. Un nuevo maniquí que presenta numerosos desafíos, como rediseñar el exposición de habilidades para el liderazgo y el trabajo remoto; la gobierno del bienestar de los trabajadores; seguimiento de la productividad (un tema enrevesado que genera conflictos éticos y de privacidad) o la gobierno del tiempo, uno de los puntos que genera mayores problemas de vitalidad mental entre los trabajadores (por la imposibilidad de desconectarse del trabajo), según el estudio Tendencias Estratégicas. El futuro de la educación y el trabajo, de EAE Business School y Nethunting. “Trabajando a distancia adquieres una serie de habilidades que parecían sencillas pero no lo son, como la autogobierno y la capacidad de tener energía cognitiva y el trabajo a distancia a través de una pantalla”, argumenta Requena.

El cambio se va a dar a través de las personas, y esto requerirá habilidades como el pensamiento crítico; la capacidad de analizar más allá de los datos; educación activo (el educación permanente); la resiliencia; Flexibilidad y tolerancia al estrés. “Para mí, la gran diferencia a nivel de tecnología es que, de repente, nos hemos hexaedro cuenta de que las humanidades tienen un gran peso en estas tecnologías. Que estos, por sí solos, no son tan válidos, porque no dejan de ser herramientas, y hay que ponerlos al servicio de las personas, de sus retos y deyección. La sociedad y la reglamento están demandando una respuesta a la deshumanización de la tecnología”.

“Hay perfiles que ya existen y que ya aparecían en el mensaje mencionado, como el del analista del sexto sentido, personas capaces de analizar datos sumando una serie de cualidades humanas. O los que mezclan etnografía y datos… Y cada vez encontrarás más perfiles que han estudiado Gramática y trabajan en Inteligencia Químico, porque esto requiere la capacidad de las personas que entienden el habla. Si no queremos que esta IA esté sesgada”, prosigue el avezado, “necesitamos personas detrás que dominen el habla para que sea inclusivo, que entiendan de Ética, Filosofía, Gramática, Antropología y Sociología. Van a ser carreras que ganarán valencia, quizás no solos, pero con la capacidad de entender el ecosistema digital”.

La educación, un entorno saldo

Para Requena es fundamental entender que la educación ha cambiado hasta convertirse en poco saldo: está en todas partes, se reubica, y esta hibridación afecta tanto al formato (presencial y supuesto, en orientación Y desconectado) así como el contenido, potenciando las habilidades en detrimento del conocimiento. El móvil se posiciona como medio de golpe a la educación y el estudio de EAE y Nethunting revela una verdad figital que mezcla y rompe las barreras entre lo físico y lo digital: incorpora experiencias del mundo más digital interiormente de lo físico y tráfico de luchar experiencias que trascienden lo comercio electrónico pura en lo digital, permeabilizándose ya en otros sectores como la educación y el trabajo.

De cara al futuro, “el principal pelea es que las personas sepan beneficiarse al mayor las posibilidades y beneficios de este panorama digital para sus actividades diarias, pero sin originar una dependencia tecnológica, y asimismo poder disminuir la divide que en los últimos meses se ha ampliado por la arribada de la pandemia”, dice Oscuro.En este sentido, la Fundación Everis, entidad sin humor de interés presente en 12 países de Europa y Latinoamérica, ha convocado el pasatiempo tecnológico, algunas olimpiadas en orientación de tecnología dispensado para niños de 7 a 10 abriles con el objetivo de disminuir la brecha digital y fomentar las habilidades digitales a través de un pelea: crear un videojuego, relación o animación que visibilice y/o ayude a solucionar un problema ambiental a través del peculio energético (inscripción hasta mayo 23). Porque, como concluye Oscuro, “para que la tecnología sea efectivamente un beneficio para la sociedad, se debe respaldar que todos puedan tener golpe a ella”.

EL PAÍS FORMACIÓN en Gorjeo Y Facebook

Suscríbete a la Boletin informativo de Formación de EL PAÍS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí