La relación entre Esquerra y Junts ha estallado tras la manifestación de la Diada que, pese a no contar con el apoyo de los republicanos, reunió este domingo a 185.000 personas, según la Defensa Urbana. La Asamblea Doméstico Catalana (ANC) coronó la marcha pidiendo «independencia o elecciones» y Junts no captó la indirecta hasta el punto de presumir del éxito de la movilización frente a el «intento de boicoteo» de ERC. Marta Vilalta, portavoz de Esquerra, ha anunciado este lunes que el Gobierno no dimitirá y ha pedido que les explique, echando la panorámica a espaldas cinco abriles, cómo «piensan conseguir la independencia». Por su parte, Laura Borràs, presidenta de Junts, ha deslizado que ve «perfectamente posible» que su partido deje el Gobierno, pero ha descartado elecciones anticipadas.

“Es perfectamente posible que dejemos el Gobierno. Es porque hemos hecho un investigación de los compromisos que hemos asumido y queremos cumplirlos. Y a nivel franquista, no se están cumpliendo. Lo dijo Jordi Turull”, ha concreto Borràs en Ràdio 4 en relación al cargo de su secretario caudillo. El número dos de Junts ha sido más moderado en su investigación y ha reiterado su sensación de que el Gobierno trabaja desde un punto de panorámica sectorial pero que se aleja a la hora de encaminarse alrededor de la independencia. Junts acordó dar a ERC unas semanas de beneficio, hasta el debate de Política Común en el Parlamento, a finales de mes, para hacer un cambio de rumbo. Junts decidirá el 20 de octubre si convoca a la militancia para arriesgarse si sigue o no al Gobierno.

Las dos formaciones del Ejecutor catalán celebrarán sus ejecutivos este lunes al mediodía para encarar la nueva página de la crisis permanente. Borràs ha dejado claro que no convoca elecciones. «Es evidente que la forma de cambiar lo que no funciona es que la familia se exprese, y que lo haga electoralmente en las urnas», afirmó, coqueteando abiertamente con la repertorio cívica que impulsa la ANC.

La manifestación de la Diada ha desencadenado una esclavitud de reproches entre uno y otro socios y la duda es si tendrá o no punto de retorno. Afincada en Ginebra desde hace cinco abriles, donde huyó de la conciencia española, Marta Rovira, secretaria caudillo de ERC, expresó este domingo su «cierta desolación» ERC cuando todo apuntaba, dijo, a que la movilización parecía destinada a pelar a los republicanos. “La independencia no se logrará sin nosotros. Que nos digan independencia o elecciones: que nos digan como se hace y que nos pasa. Es un debate degradante”, ha afirmado en declaraciones a RAC1, reivindicando todo lo que hizo ERC en 2017 desde el referéndum del 1 de octubre hasta la fallida proclamación de la independencia.

“Sabíamos organizar el 1-O; aguantamos las detenciones del 20 de septiembre; reanimamos el referéndum y convocamos a la manifestación del 3 de octubre. Buscamos apoyo institucional y posteriormente del 27 de octubre -que se proclamó la independencia- en cuatro horas había intervenido el Gobierno y estábamos en la prisión y en el confinamiento”. “¿Cortar piedra? Lo hacemos desde hace abriles en Europa para obtener informes y dictámenes europeos que nos sean favorables”, afirmó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte falta, suscríbete.

suscribir

Turull no ha tenido la sensación de que la manifestación se volviera contra Junts cuando los ciudadanos pedían independencia o elecciones. «La cuestión no es estar en el Gobierno sino estar para hacer qué», ha dicho el exconsejero, que ha instado al Ejecutor a cumplir el pacto de investidura y a todos los actores soberanistas a retornar a sentarse en la misma mesa, lo que no se viene haciendo desde diciembre pasado. “El acuerdo de investidura decía que teníamos que acercarnos a la independencia y nos alejamos”.

El pacto contemplaba un espacio clave para todo el independentismo pero no se ha activado. La última vez que se reunieron todos los partidos y entidades fue en diciembre. Contrariamente a la conclusión antipartidista de la ANC, Òmnium, que ha cerrado el ciclo del 1-O, ha recordado que siempre ha sido una entidad puente y es la única capaz de aglutinar a todos los actores. Turull ha pedido retornar a convocar ese foro pero Rovira ha insinuado la existencia de un corte. “Hay que seguir rompiendo piedra. En el decorado internacional nos dicen que nos sentemos en una mesa con el Gobierno: nos tienen que demostrar que el Estado no nos va a dar el referéndum”, afirmó Turull.

Dolors Feliu, presidenta de la ANC, no ha precisado, en declaraciones a Catalunya Ràdio, cómo se debe impulsar un nuevo proceso independentista. “La confianza es muy limitada. La familia tiene que ver que esto es serio; romper con los partidos del 155 (los socialistas); confrontar al Gobierno desde el Congreso y cometer actos de desobediencia”. Y ha remachado: «El Gobierno podría dar fechas a la mesa de diálogo si no funcionan».

Puedes seguir EL PAÍS Catalunya en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para aceptar nuestro boletín semanal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí