John Foley, cofundador de Peloton, en una imagen de agosto de 2021.John Seewer (AP)

El sueño de John Foley se hizo verdad y valió más de 50.000 millones de dólares en bolsa. Su idea de bicicletas estáticas conectadas a internet se hizo verdad en Peloton, fundada en 2012. La empresa salió a bolsa en 2019 y tuvo su momento dulce en medio de una pandemia. En ese entonces parecía imparable. Las acciones se dispararon a más de $ 160 antiguamente de fracasar contra la verdad. La compañía cerró 2021 con pérdidas récord, nombró un nuevo director ejecutor y ahora aceptó la renuncia del cofundador Foley a su cargo como director ejecutor.

«Él es ampliamente considerado como el pionero que fue la fuerza impulsora y creativa de la industria completo del fitness conectado de hoy». dice la compañía en el comunicado en el que ha anunciado su marcha.

Foley ya había sido relegado de alguna modo de las operaciones diarias con el proclamación de Barry McCarthy como director ejecutor. Con él, la empresa pretende convertirse en un negocio de abonados que pagan una cuota por formación. McCarthy proviene de Netflix y Spotify e intenta rivalizar ese maniquí. La compañía ha estado postergando ambiciosos planes de fabricación industrial y todavía ha transmitido un cambio a sus canales de distribución.

Pero la transición está siendo ruinosa. La compañía sufrió en su final deporte fiscal, cerrado el 30 de junio, unas pérdidas de 2.823 millones de dólares (una signo similar en euros), frente a los números rojos de 189 millones de dólares del año susodicho. Las acciones de la compañía, que alguna vez cotizaron a más de $160, ahora están a $11, habiendo perdido más del 90% de su valía en un año.

La pandemia va quedando antes y el deporte al clima vacancia ha recuperado ámbito frente al deporte en casa. La inflación todavía ha cambiado los hábitos de los consumidores, que gastan más en gasolina y alimentos y tienen menos ingresos disponibles para consumo discrecional. Por otra parte, quien transacción una velocípedo estática la tiene para varios abriles, sobre todo teniendo en cuenta los altos precios a los que se venden, que parten de los 1.500 dólares. Muchos compradores de bicicletas las han puesto a la traspaso de segunda mano, compitiendo con la propia empresa.

En el comunicado que anuncia su partida, Foley dijo: “Al reflexionar sobre el delirio que ha realizado Peloton desde que lo fundamos, estoy muy orgulloso de lo que hemos construido juntos. Desde el primer día, el increíble talento que hemos tenido en nuestro equipo y la dedicación, el trabajo duro y la creatividad de cada uno de los empleados de Peloton es lo que nos ha llevado a donde estamos hoy. Fundamos la empresa porque queríamos que el fitness y el bienestar fueran cómodos, divertidos y eficaces. Gracias al trabajo de miles de personas lo hemos conseguido”. Y añade: “Ahora ha llegado el momento de iniciar un nuevo capítulo profesional. Me apasiona construir empresas y crear grandes equipos, y me emociona retornar a hacerlo en un nuevo espacio”, aunque sin especificar a qué se refiere.

Adjunto a Foley, Hisao Kushi, director admitido de la empresa desde 2015, todavía deja la empresa. La concilio de Peloton ha designado a Karen Boone como nueva presidenta, con funciones no ejecutivas. Tammy Albarrán reemplazará a Kushi como Consejera Común y Secretaria Corporativa. “Albarrán es una de las ejecutivas legales más reconocidas en la industria de la tecnología y trae mucha experiencia”, dice la empresa de la ejecutiva, que era la número dos de Uber en temas legales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí