A pesar de que la inflación frenó levemente en España en agosto, los datos mensuales del Instituto Doméstico de Estadística (INE) dejan poco ganancia para el optimismo. De hecho, los precios subieron un 0,3% en agosto respecto a julio y el incremento fue trascendental en la cesta de la adquisición: 43 de los 55 productos incluidos en el asociación de alimentos y bebidas no alcohólicas se encarecieron con respecto al índice caudillo. Otros cuatro remontaron ese porcentaje del 0,3% que marcó el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

La inflación se expresa frecuentemente en términos interanuales (es asegurar, comparando precios con el mismo mes del año preliminar) y este es el indicador que se utiliza como habitual internacional. Pero calcular la diferencia de precio mensual ayuda a ver la tendencia que siguen muchos productos. En agosto, 76 de las 200 subclases (categorías de beneficios y servicios) que recoge el INE mostraban que el desabastecimiento se aceleraba; es asegurar, que en agosto vieron crecer más (o disminuir menos) el precio que en julio. Se comercio de una signo levemente superior a la registrada en los últimos meses.

Entre esos aceleradores, la electricidad es el más claro. No solo por ser el más caro (casi un 16% en un solo mes) sino incluso por el peso que tiene en el indicador caudillo. Las 200 subcategorías no tienen el mismo impacto en el IPC porque la luz no es tan importante en el consumo asociado como, por ejemplo, el té (otra de las subclases). Pero la electricidad fue, de hecho, una excepción en el conjunto de productos energéticos, que vio cómo la gasolina, el gasóleo y los combustibles líquidos (diésel y similares de uso doméstico) se abarataban notablemente y compensaban parcialmente el subida de la luz. Los gases para consumo doméstico se mantuvieron igual que en julio.

No ocurría lo mismo al ir al supermercado. En términos interanuales, el INE ha destacado que la inflación del asociación de alimentos y bebidas no alcohólicas alcanzó el 13,8% interanual, la signo más incorporación desde que comenzó la serie estadística en 1994. Y los datos mensuales corroboran esta tendencia . A pesar de que entre los ocho productos que se abarataron hay categorías muy simbólicas (como la fruta y el pescado fresco, o el unto de oliva), la tendencia alcista fue abrumadora. La mantequilla, un 4,6% más cara que en julio, fue el producto más caro, seguida de las frutas enlatadas, las verduras congeladas y la caucho y otros lácteos. Hasta 22 productos, entre los que se encuentran harina, pinrel, carne de desaseado y aves o azúcar, triplicaron la suba mensual de precios del índice caudillo. En total, 25 subclases, al igual que en julio, pueden considerarse acelerando la inflación, al profundizar su tendencia inflacionaria respecto al mes preliminar.

El tercer asociación de productos que ha afectado la inflación en los últimos meses es el relacionado con el turismo. De hecho, luego de la electricidad, los paquetes turísticos nacionales constituyen la segunda subclase con maduro incremento mensual de precios (13,3%). Y los paquetes turísticos internacionales, algunos servicios de alojamiento o vuelos internacionales incluso entran en las diez primeras categorías. Pero en términos generales, como ocurre con la mayoría de los productos energéticos, la tendencia alcista que estos servicios presentaron a principios de verano se moderó. Es asegurar, los que ya se habían encumbrado un mes antiguamente lo hicieron menos. La excepción fueron los hoteles, aunque en términos reales su precio se mantuvo sin cambios respecto al séptimo mes (entonces se habían abaratado).

Entre el resto de productos destaca el sacudida de la subclase en agosto Otros equipos de recibimiento, reproducción y reproducción de sonido e imagen. Esto incluye libros electrónicos, marcos de fotos digitales y auriculares. Según el INE, fueron lo tercero que más aumentó (7,1%) y uno de los mayores aceleradores de la inflación (con una diferencia de casi 13 puntos respecto a lo afectado en julio). Asimismo es una deformidad: sin electricidad ni servicios turísticos, hay que recorrer 27 posiciones en la tira de las categorías que se encarecieron para encontrar poco que no se puede comprar en un supermercado. Todo lo demás, añadir a la viandas algunas bebidas alcohólicas como la cerveza o artículos para el cuidado personal y del hogar, son artículos que llenan a diario la cesta de la adquisición de muchas familias.

Suscríbete para seguir leyendo

percibir sin limites
Sigue leyendo
ya soy suscriptor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí