Un enorme caño pegado a la rotonda de Marqués de Vadillo, en el distrito de Carabanchel en Madrid, sufrió la pasada mañana una rotura que ha inundado de agua la zona y ha afectado al tramo de la M-30 que discurre por las inmediaciones, lo que ha provocado que queden cortados todos los accesos a la rotonda. Tras complicar la hora punta de la mañana, la incidencia continúa y en estos momentos permanecen cerrados todos los accesos desde las calles Antonio Leyva, Antonio López, Genérico Ricardos y los accesos al carril de circulación, encima del túnel. derivación en sentido A-3, indica en Twitter la Centro de Gobierno de la Movilidad del Concejo. Los bomberos llevan desde anoche drenando la gran cantidad de agua acumulada en los túneles. “El trabajo va a durar varias horas”, avisó Emergencias Madrid a las merienda de la mañana. A este evento se ha sumado la intensa diluvio, por lo que la mañana está siendo muy complicada en cuanto al tráfico. Las autoridades piden que, en la medida de lo posible, se evite la zona para no congestionarla aún más.

«Mañana tráfico complicado», ya advertía en un primer mensaje sobre el incidente, ocurrido a las 2.25, el delegado de Medio Animación y Movilidad, Borja Carabante, en la misma red social. En un mensaje posterior, Carabante ha publicado un vídeos de túnel inundado para mostrar el estado en que «queda el ronzal Marqués de Vadillo». “Se han evacuado 1.200 metros cúbicos de agua, pero aún pueden mantenerse más de 3.000 por sacar. El Concejo de Madrid está trabajando sin refrigerio para sacar el agua”, añadió el delegado. Por su parte, Emergencias Madrid explicó que la rotura de la tubería incluso ha provocado la rotura de la carreteralo que ha generado una corriente de agua “considerable”.

Fran Ordóñez, de 40 primaveras, que regenta una pequeña tienda de abarrotes 24 horas en Antonio López, dice que a las dos y media de la mañana empezó a oír pasar agua por la orilla y que, en menos de 15 minutos, se había colado por la puerta e inundó el regional: “Desde entonces estoy barriendo y limpiando. El ordenador está roto, pero lo peor es la plataforma, voy a tener que levantarlo todo”. Con la ayuda de su esposa y un empleado han estado achicando agua hasta las ocho de la mañana. «Es bueno que estuviéramos aquí, de lo contrario todo se desperdiciará», se felicita a sí misma.

Unos metros más allá de esta tienda, con la calle todavía llena de espinilla, Andrea Ibáñez intentaba agostar el interior de su coche, un Seat Arrogante frito, sobre las diez de la mañana. Lleva mucho tiempo limpiando y, a veces, se detiene y llora. Su portal es el número 11 y ya es la cuarta inundación que vive. De pupila incluso reventó una cañería, la que está frente a su casa, y el agua le llegaba hasta la cintura: “Desde entonces le tengo miedo al agua. Me sacaron en planeo. Siempre es lo mismo en esta radio. En cuanto me llamó mi padre para decirme lo que pasaba, me enfermé”

Mientras los vecinos se esfuerzan por reparar los daños, los bomberos siguen bombeando agua para reabrir las vías. Antonio Marchesi, supervisor de Bomberos del Concejo, ha detallado en otro vídeo de Emergencias que se proxenetismo de «una gran conducción de agua del Canal de Isabel II» y que lo primero que hicieron sus efectivos fue cortar las calles y el túnel para poder trabajar . Los bomberos de la hacienda incluso han revisado todos los edificios cercanos y «en principio no hay daños estructurales en los edificios cercanos» por el «posible lavado de tierra», pero lo volverán a revisar cuando baje el nivel del agua. “Podremos evaluar el tamaño del socavón o posible lavado, pero por el momento no hay indicios de que haya alguna condición en ninguna vivienda”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte falta, suscríbete.

suscribir

Los bomberos incluso han intervenido un aparcamiento afectado por agua en una cumbre de Antonio López cerca de Marqués de Vadillo, con un contador de agua en su cuarta planta. En este momento, los tontos se están centrando en el drenaje de los charcos que se han formado en el carril central de la M-30 y en el ronzal de cambio de sentido. Se calcula que hay unos 1.500 metros cúbicos de agua en el carril central y otros 4.500 en el ronzal.

El incidente incluso ha afectado a los autobuses urbanos, con desvíos en las líneas 23, 34, 35, 116, 118 y 119 de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que ha enviado personal de la empresa a las paradas para informar a los usuarios. Toda la información sobre las condiciones en el servicio se puede consultar en la cuenta @EMTincidents ya través de la Oficina de Atención al Cliente, en el teléfono 900878331.

El agua caída en las últimas horas incluso ha afectado al Metropolitano de Madrid, que ha tenido que cortar la circulación poco antiguamente de las diez de la mañana en la ristra 7, entre las estaciones de Cartagena y García Noblejas, en uno y otro sentidos, por una incidencia en las instalaciones. . A las diez y media de la mañana, el servicio ha sido restaurado.

Al ganancia de la rotura, que ha atascado todo el portería de la M-30 y el tráfico en normal en la ciudad, la hora punta de la mañana se ha «complicado por la diluvio» en las vías de paso y salida de Madrid, explica un cirujano de la servicio de pantallas de la Dirección Genérico de Tráfico (DGT). Los atascos han sido importantes, aunque menores que los del martes, ya que ese día empezó a diluviar a las seis de la mañana y este jueves a las 8.45, lo que ha permitido economizar gran parte de los desplazamientos al trabajo y la escuela. A las 10:30 horas aún quedaban tres kilómetros de retención en la A-3 a la entrada de Vallecas por un charco de agua y la salida 8 de la M-40 alrededor de la avenida de Logroño quedó cortada por la inundación del túnel. La DFT pide precaución en la A-2 porque hay balsas en algunos tramos.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario sobre Madrid.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí