Alex Elías Berger, el padre de Mauricio, nació en Polonia en 1895. Fue en Amsterdam donde fundó un taller especializado en corte de diamantes. En 1918, el orífice se mudó a Amberes, y su taller se convirtió en el experto orífice especializado en diamantes más establecido en ese momento.

Luego de la Primera Combate Mundial, Europa ya no era un oportunidad seguro y la tribu Berger cruzó el Atlántico para conseguir a Cuba. Este país fue su hogar por un momento, pero no su destino final. El señor Elías Berger tenía en mente conseguir a la ciudad de Nueva York, y nuestro país sería sólo un paso táctico para conseguir a él.

En 1943 emigraron a la Ciudad de México donde crearon un taller con una pequeña oficina en la Calle de Plancha en el centro histórico. México los cautivó desde el primer momento y se convirtió en el destino final de la tribu.

Ari, Maurice, Silvain y Sergio Berger


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí