Barça y Lewandowski comprobaron en el Camp Nou cuánto echaban de menos el martes en Múnich. Los azulgrana resolvieron con contundencia y con poco esfuerzo un partido que siempre se volvió a su atención en el soleado Camp Nou. El pueblo blaugrana ha vuelto al estadio animado por el equipo y por los goles de Lewandowski, y la Combinación de momento pinta mejor que la Champions. El punta polaco marcó dos goles más, y ya van 11 en ocho partidos, frente a la desesperación del Elche, enfadado con el árbitro, con el rival y con la vida, víctima de la burbujas del Camp Nou. Nadie quería recapacitar el Allianz Arena.

bcnBarcelona
3
Ter Stegen, Koundé, Eric Garcia (Héctor Bellerín, min. 58), Ronald Araújo, Alex Balde, Kessié Franck (Gavi, min. 45), Frenkie De Jong, Pedri, Ousmane Dembélé (Raphinha, min. 59), Lewandowski ( Ferrán Torres, min. 71) y Depay (Ansu Fati, min. 58)
EL C Elche
0
Elche
Edgar, Clerc, Bigas (Diego González, min. 76), Gonzalo Verdú, John Donald, Helibelton Palacios, Tete Morente (Ezequiel Ponce, min. 67), Raúl Guti (Nicolás Fernández, min. 52), Fidel (Domingos Quinina, min. 52), Gumbau y Lucas Boyé (Josan, min. 67)
metas 1-0 min. 33: Lewandowski. 2-0 min. 40: Desembolso. 3-0 min. 47: Lewandowski.
Árbitro Alejandro Muñiz Ruiz
tarjetas amarillas Kessié Franck (min. 4), Fidel (min. 27), Nicolás Fernández (min. 69) y Ferrán Torres (min. 72)
tarjetas rojas Gonzalo Verdú (min. 13)

La tarde invitaba a la fiesta y, sobre todo, a la merienda por el medio ambiente común del estadio, satisfecho de niños y más niñas que nunca, y incluso por la desaparición del videomarcador de la puerta sur, antelación de la arribada de las grullas. y la romería la próxima temporada a Montjuïc para el inicio por fin del Espai Barça. La columna incluso avivó la discusión por las ausencias de Ansu Fati y Ferran Torres y la titularidad de Balde por delante de Jordi Alba. Memphis jugó como tercer punta y el central Koundé se quedó como anexo derecho cuando la cita se suponía propicia para Bellerin.

Pesaron más las cuestiones personales que las colectivas e incluso competitivas porque la pasatiempo daba la vencimiento con seguridad frente a un rival que nunca ha manada en el Camp Nou, es colista con un punto y a los 13 minutos se quedó con diez por la expulsión de Gonzalo Verdú. la cuarto renta del plan armado por Francisco con cinco defensores: 5-4-1. El central agarró a Lewandowski tras ser autorizado por Frenkie de Jong cuando se dirigía al ámbito de campo despejado y el colegiado lo expulsó por las quejas de los ilicitanos. La superioridad numérica empujó al Barça a fusilar a Badía.

Hasta entonces había mucho desorden, no había trayecto de pase, el ocio era demasiado rápido y la presión posteriormente de perder el balón no es la misma cuando no está Gavi. El fútbol incluso se dispara cuando yerro Busquets y el medio es De Jong. Y por otra parte, Kessié seguía soltándose los codos con cada brinco frente a las protestas de los chicos de Francisco. Sólo se habían contado un par de remates de Memphis y Dembélé cuando se llegaba a la media hora de un partido de patio de colegio, sin ritmo, poco escolar, difícil de digerir y incluso de corregir para Xavi. El desconcierto acabó en cuanto apareció Pedri y dio luz al Camp Nou.

El tinerfeño les ordenó detenerse en punto de pasar y profundizó para Balde. El extremo continuó la videncia de Pedri con un centro preciso que embocó Lewandowski. El alerta Balde reapareció en el 2-0 cuando jugaba en el Memphis y el holandés pisó el cuero con la derecha y luego giró y remató violentamente la red de Badía con la izquierda. pie. Golazo de un atleta de fútbol sala de la talla de Ferrao. Del Elche no había noticiario, carne de cañón ya que competía en inferioridad numérica, desequilibrado por los movimientos de Lewandowski, las llegadas de Balde, los regates de Dembélé y las vueltas de Pedri.

Por adentro, el 3-0 fue anulado por la intervención del Var en una bono que acabó con la sorpresiva expulsión de Francisco. El Elche ya no sabía qué hacer mientras Lewandowski alargaba su cuenta con un clásico gol de punta centro que empuja cualquier balón rechazado en el ámbito, sobre todo si viene del cancerbero, como pasó con Edgar Badía, debido por Memphis y Dembélé.

Ferran y Ansu, estériles

No hubo partido tras el segundo gol de Lewandowski. Xavi sustituyó al polaco y apareció Ansu Fati mientras la pasatiempo de la puerta septentrión no paraba de cantar para animar a un equipo tan distendido como cómico, tan inocente como la pequeña pasatiempo azulgrana.

Nadie se dio cuenta en Múnich y no hubo más frustración que la de Ansu Fati y Ferran, uno y otro impotentes a la hora de poner el punto final al fútbol azulgrana. Uno y otro atraviesan un momento delicado, el canterano porque no acaba de encontrar su puesta a punto tras su última ultraje muscular -nada que ver con el menisco- y el valenciano por la yerro de gol, rehabilitado por la llamamiento de Luis Enrique .

A uno y otro les yerro la confianza que destila Balde, aviso de la tarde por su facilidad para alcanzar y centrar, como si fuera la reencarnación de Alba. Con 18 primaveras, Balde coronó una excelente velada rozagante en el Camp Nou. Ausencia mejor que esperar el derbi madrileño con goleada por 3-0 y el liderato provisional de la Combinación. Las rotaciones funcionan mientras juegue el mago Pedri y haya tiempo para el Inter y la Champions posteriormente de Múnich.

Xavi: «La ilusión por este equipo se palpa en la calle»

“Lo que me ha sorprendido de Lewandowski es la forma humana. Es muy humilde, trabajador, profesional. Del otro no teníamos dudas, por eso lo fichamos. Para nosotros es un opulencia tener a Robert en el equipo”, explicó Xavi Hernández. El polaco ha impresionado en los últimos cinco partidos ligueros y ya suma siete. Un estreno en España similar al de Di Stéfano (1953) y Vieri (1997). Lewandowski no sorprende a Xavi y Dembélé siquiera. «Siempre quiere esparcirse», dijo sobre el francés, que pasó la indeterminación del viernes en el hospital por el origen de su primer hijo.

Xavi tiene a todo el mundo enchufista. “Tenemos un colección espacioso. Todos están entrenando muy acertadamente, todos están respondiendo muy acertadamente. Las escuadras son las que ganan los títulos, no los onces”, dijo Xavi. Enganchó la plantilla, enganchó la hinchada. El Barça tiene una concurrencia media en el Camp Nou de 82.000 espectadores. «La ilusión se palpa en la multitud, en el estadio, en la calle… Hay expectativas y tenemos que seguir trabajando con humildad», cerró el técnico.

Puedes seguir EL PAÍS Deportes en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para admitir nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí