Los rusos aún intentan digerir que Ucrania no es una disputa de otros y que las decisiones de su líder, Vladimir Putin, igualmente les conciernen. El decreto de movilización firmado por el presidente este miércoles ha causado desconcierto y pánico entre muchos rusos. A medida que pasaban las horas, cada vez había menos opciones para salir del país.

El miedo se ha disparado a medida que se han sofocado los vuelos para salir del país y los ciudadanos han asimilado el mensaje del líder ruso. Escasamente una hora luego de que Putin se dirigiera a sus ciudadanos por primera vez desde el inicio de la ataque, para decirles que algunos de ellos irán necesariamente al frente, los billetes para este miércoles desde la renta rusa a Turquía (Estambul), Azerbaiyán ( Bakú) o Armenia (Ereván) se habían vendido. Pasadas unas horas, ya no había posibilidad de correr ni en los próximos días, ni a otros destinos donde los rusos no necesitan visado, como los países de Asia Central.

La aerolínea Siberian Airlines (S7), por ejemplo, tenía llenos todos sus vuelos desde Moscú a Dushanbe, la renta de Tayikistán, hasta el 26 de septiembre; de otras ciudades rusas había billetes, pero muy pocos ya precios prohibitivos. Salir de San Petersburgo a la renta de Armenia costó 193.000 rublos, más de 3.000 euros al cambio.

Por otro banda, siquiera podrán salir del país por los países bálticos, omitido Finlandia, porque estas naciones decidieron cerrar sus fronteras a todos los rusos a raíz de la disputa en Ucrania, incluso los que tienen Schengen. visado para todo el espacio europeo de vacancia circulación. «Letonia no otorgará visas humanitarias o de otro tipo a los ciudadanos rusos que eviten la movilización», advirtió el ministro de Relaciones Exteriores de Letonia, Edgars Rinkevics.

Las principales aerolíneas rusas, incluida la aerolínea de bandera Aeroflot, así como Russian Railways (RZHD), dicen que no han recibido instrucciones de dejar de traicionar boletos en el extranjero a posibles reservistas. “Tengo el expediente marcial, aunque no presté servicio. Ayer compré el billete con Aeroflot y no me han preguntado mínimo. Ni el motivo del alucinación, ni cuánto pasta tengo. Más o menos como siempre”, fue el refrendo de un hombre de 34 primaveras, y con muchas papeletas para la movilización, recogido por un canal de Telegram creado al inicio de la disputa para ayudar a los ciudadanos con opciones de salir del país.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y deletrear sin límites.

suscribir

El decreto de Putin ha causado mucha confusión por su yerro de definición. El texto no especifica quiénes serán los convocados por el Ejército y parte de la tarea recaerá en cada gobierno regional. “Creo que la movilización solo afecta a los que tienen experiencia marcial”, dijo a este diario un ciudadano que prefiere permanecer en el anonimato. Otro contacto ruso declinó comentar por ahora porque este miércoles inició el alucinación a Dushanbe. Muchos pensaron que la convocatoria de las oficinas de sustitución solo llegaría a veteranos de conflictos como el de Siria, pero tal y como está redactado el texto reglamentario, se puede convocar a cualquiera que haya hecho el servicio marcial.

La información es poca. Una plataforma de abogados y activistas de derechos humanos (llamado a la conciencia) Recordó que la carta rusa vivo protege a las personas “cuyas creencias o religión son incompatibles con el servicio marcial” para que puedan optar a un servicio civil independiente. “Esto igualmente se aplica al período de movilización”, agregó la ordenamiento en un comunicado.

La anuncio ha sido tan inesperada que incluso la Bolsa de Moscú se desplomó más de un 10% este día, a pesar de la crisis en la que está inmersa desde que comenzó la disputa y la contundencia de medidas anteriores como las sanciones a sus empresas.

La ola de pánico recuerda a la vivida en los primeros días de la ataque sobre Ucrania. Miles de rusos abandonaron entonces el país por temor a que se cerrara la frontera y no pudieran escapar. Sin incautación, una gran parte volvió más tarde por una falsa sensación de tranquilidad y porque no tenían los medios para habitar en el extranjero.

Lo mismo sucede con la movilización. El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, ha despabilado que la convocatoria no será instantánea y que los 300.000 soldados que el Profesión de Defensa dice querer movilizar podrían ser llamados en el futuro, por lo que los rusos que huyen podrían movilizarse en su regreso. Adicionalmente, la Duma del Estado aprobó este martes una serie de enmiendas que incluyen penas de prisión para aquellos reservistas que no acudan a su citación.

Asimismo, el decreto fue suficiente con un punto, el séptimo, completamente eliminado del documento. Peskov no explicó su contenido y se limitó a prometer que la sigla no será superior a la anunciada por las autoridades. Una promesa más. El 5 de marzo, Putin aseguró que no recurrirían a «ni reclutas ni reservistas». “No son ni serán empleados en esta operación marcial. Presumo que nuestro Ejército resolverá todas las tareas que se presenten”, le aseguró entonces.

Sigue toda la información internacional en Facebook Y Gorjeoo en nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

deletrear sin limites
Sigue leyendo
ya soy suscriptor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí