Juan Romo, presidente de Crue, el pasado mes de abril.CRUE (Europa Press)

Hasta este jueves, la conferencia de rectores (CRUE), víscera que agrupa a muy distintas sensibilidades ―universidades públicas y privadas, religiosas o laicas―, no se había pronunciado sobre el plan definitivo de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), que dio cita al ministro Joan Subirats el 21 de julio; por eso había expectativa en escuchar a su nuevo presidente en una comisión en el Congreso. Y Juan Romo, rector de la Universidad Carlos III, ha ido al granazón: la CRUE calcula que se necesitan unos 2.500 millones de euros para implementar la ley y exige compromisos políticos a las administraciones. “Si no se especifican mejor los plazos de cuota, corremos el peligro de que mañana nunca sea mañana y no termine de impresionar la financiación”, dijo Romo este jueves en la Comisión de Ciencias del Congreso.

El 88% de la financiación de las universidades está en manos de las comunidades autónomas, por lo que la CRUE exige un acuerdo ámbito entre éstas y el Gobierno central y que se establezca un procedimiento «claro, directo y claro» para que llegue a las universidades ”. Subirats, en el pleno de este jueves, se ha comprometido a negociar un plan en una comisión de expertos, «en el ámbito de la Conferencia Genérico de Política Universitaria» en la que se sientan el ministro y los consejeros del ramo. LOSU obliga a los campus a regularizar a los profesores en situación precaria, a implementar un plan para estabilizar a los jóvenes en 10 abriles desde el inicio de su disertación (ahora con 40 abriles, muchos no tienen plaza fija), a atraer talento en el extranjero , fomentar la movilidad o investigar más; y para todo esto se necesita plata.

Entre 2008 y 2018 las universidades perdieron un 20% del financiamiento y aún no alcanzan los niveles presupuestarios de 2009. “Necesitamos más financiamiento del sistema, y ​​que esté mezclado a los resultados de las universidades. La LOSU contempla su aumento a un leve del 1% del PIB”, recordó Romo. “Como narración, Noruega invierte el 1,8% del PIB en su sistema, que es el más suspensión de la OCDE. Más del doble que la de España, que es un 0,8%”. “El sistema universitario gachupin está entre 8.000 y 9.000 millones y habría que sumar otros 2.000 o 3.000 para impresionar a ese 1% de financiación”, calcula Romo, catedrático de Estadística.

La ley establece que el 5% del presupuesto de la universidad se debe designar a la investigación y los rectores piden que esta cuenta se haga una vez restada la salario, que se lleva la viejo parte del monto total. Este es un visaje a las universidades privadas, ya que muchas están allí de impresionar a ese 5%. Romo va más allá y cree que hay que «afinar el porcentaje destinado a investigación según la universidad». Es aseverar, que hay campus enfocados a la docencia y otros más avanzados en ciencia, como su institución. Actualmente, las diferencias económicas son enormes, mientras los premios Nobel son contratados en la Universidad del País Vasco, otros tienen escasos medios para sobrevivir.

“Obviamente, los problemas son muchos, profundos y complejos y no se van a solucionar en poco tiempo, pero creo que puede ser una ley útil para avanzar en el sistema universitario”. Por eso cita a su antecesor en el cargo, José Carlos Gómez-Villamandos, ahora maestro andaluz de Universidades, que este miércoles habló de una ley que es «una oportunidad perdida» para intentar negociar: «Está en vuestras manos».

Los rectores quieren matar con la tasa de reemplazo (por cada retirado una persona pasa a ser permanente), porque creen que impide el regreso de talento al extranjero o estabiliza a profesores muy calificados que ya están en las facultades. “La única restricción que debe favor es el presupuesto de cada universidad”, justificó Romo. Actualmente, de cada 10 personas que salen, entran 12, porque el Gobierno ha subido la tasa al 120%. En una período, la centro de la fuerza gremial se jubilará. Romo cree que la tasa de reemplazo y el desfinanciamiento explican la precariedad gremial.

El doble de universidades que hace 40 abriles

Pese a las penurias, Romo ha sabido utilizar el sistema gachupin que ha duplicado el número de universidades en 40 abriles, es el tercero de la UE tras Alemania y Francia, ocupa el puesto 11 del mundo en producción científica y el noveno en investigadores muy citados.

Romo sostiene que la ley necesita más apetencia para «otorgar una autonomía más amplia a las universidades, como en el caso de la alternativa del rector, como ocurre en Europa». El rector ha recordado que la Asociación Europea de Universidades (EEUU) sitúa a España en el puesto 24 de 26 países en cuanto a autonomía universitaria.

Con Romo al frente de la CRUE y Joan Subirats al frente del Ocupación de Universidades, la situación entre ambas instituciones ha mejorado. Cuando la ley empezó a tomar forma, con Pedro Duque como ministro y Gómez-Villamandos al frente de la conferencia, la relación era buena, pero se estaba desgastando con los tambaleos del plan del ministro Manuel Castells, que intentaba complacer a todos y al final a nadie. En particular, se atrincheró con Gómez-Villamandos. En una reunión celebrada el pasado mes de noviembre del Consejo de Universidades ―integrado por el tarea y los rectores―, solo estos últimos tomaron la palabra para rehusar en nombre de todos la elaboración de un mensaje preceptivo para la tramitación de la LOSU.

Este miércoles hubo una cuadro que dejó atónitos a muchos diputados de esta comisión. Gómez-Villamandos, aunque lleva dos meses como maestro andaluz de Universidades, asumió el cargo de presidente de la CRUE, cargo que ocupó hasta el pasado mes de abril. Por ello, ha utilizado la primera persona del plural (“nosotros”, “nosotros”) de principio a fin para desglosar punto por punto la corrección a toda la LOSU presentada hoy por el PP en el Congreso. Nadie ha secundado a su montón.

Puedes seguir EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para admitir nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí