La holandesa Annemiek van Vleuten, lesionada en un codo tras una caída el pasado miércoles en la prueba de relevos mixtos, se ha proclamado campeona del mundo online de los Campeonatos del Mundo de ciclismo en ruta que se están disputando en Wollongong (Australia) tras sorprender al categoría de favoritos en la posterior de los 164,3 kilómetros de repaso. Un final inesperado y épico para la corredora de Movistar, la gran dominadora de una temporada 2022 en la que suma el título mundial online a sus triunfos en el Desvío, el Tour y la Reverso. Todo ello en el año en que la holandesa cumple 40 primaveras. Lo hará el próximo 8 de octubre.

El podio de una carrera marcada por la tromba, que por momentos se puso muy mala, lo completaron la belga Lotte Kopecky y la italiana Silvia Persico, primera del categoría de 12 corredoras que entraba a una segunda de Van Vleuten, ambas gran favorita y sorprendente triunfador. Sexta fue la cubana Arlenis Sierra y la balear Mavi García, en quien la selección española tenía grandes esperanzas, entró 25° en un segundo categoría de 13 corredoras que llegó a 13 segundos de la ganadora. La guipuzcoana Ane Santesteban fue trigésima.

Van Vleuten llegaba a estos mundiales como la gran favorita para las pruebas élite femeninas, pero el séptimo puesto en la contrarreloj y, sobre todo, la caída en la carrera de relevos mixta, en la que se lesionó un codo, le hicieron perder opciones en los pronosticos Especialmente su caída, que hizo temer incluso por su billete. De hecho, dados sus problemas y tras decidir recortada de las mejores en las dos últimas subidas al desnivel que marcaba cada una de las seis vueltas al circuito final de 17 kilómetros en el que se disputan estos mundiales, la campeona trabajó más duro para conseguir la trofeo. de su compañera Marianne Vos, si se alcanzaba el sprint, que por el suyo personal. Pero como el categoría de Vos no llegó a alcanzar al principal, Van Vleuten, que no había hecho más que mirar y mirar en torno a antes casi descolgado en el pequeño pelotón de individuo, aceleró tras entrar en el posterior kilómetro y nadie pudo cerrar esa brecha frente a los de Kopecky. displacer, el más rápido, con diferencia, en el sprint.

Aquel sorprendente final cerró una carrera que se puede resumir en ese momento central y las dos últimas subidas a la horma de Mount Pleasant (1.100 metros al 7,7 por ciento de desnivel y tramos de hasta el 17%), situada a 7 km. de meta En ambas iba por delante el mismo quinteto, el integrado por la alemana Liane Lippert, una de las más agresivas en la ascenso, la italiana Elisa Longo Borghini, la danesa Cecilie Uttrup Ludwig, la polaca Katarzuna Niewiadoma, la que desató las hostilidades. , y la tópico Ashleigh Moolman.

Tras la penúltima subida se dividieron en un categoría de dos (Lippert y Longo) y un categoría de tres que perseguía (Ludwig, Niewiadoma y Moolman) y tras la última rodaron todos juntos. Pero en ambas ocasiones les pasó lo mismo: no decidieron continuar con sus ataques y terminaron absorbidos. Lo que dejó a todos sin medalla. Hasta estos ataques, las opciones de la española seguían intactas, pero con el primero ya se vio que Mavi no tenía las piernas que le permitirían soñar con todo, como ella esperaba. Con el segundo ataque quedó fuera de cualquier opción de podio porque el segundo pelotón en el que se quedó, en el que igualmente estaba Vos, no enganchó con la individuo.

Más cachas, o más habilidosa, fue Arlenis Sierra, que, todavía sin fuerzas en la cuesta final para alcanzar la medalla, se metió en el categoría de ocho que persiguió al quinteto de individuo a un kilómetro de la meta. Ese fue el momento que aprovechó Van Vleuten para exhalar su inesperado y épico ataque final que le dio su segundo oro mundialista, su 13ª medalla -seis oros- en grandes campeonatos y redondeó una temporada 2022 perfecta, su 40 cumpleaños.

Puedes seguir EL PAÍS Deportes en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para cobrar nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí