La casa actual británica ha publicado este sábado en sus redes sociales la primera foto de la tumba de Isabel II, cinco días a posteriori de ser enterrado el 19 de septiembre en un funeral de Estado celebrado en la Priorato de Westminster de Londres con 2.000 invitados. Los restos de la reina, que estuvo 70 abriles en el trono, descansan ahora contiguo a los de su padre Jorge VI de ella en el Castillo de Windsor. Punto y final a un duelo que duró 11 días. Isabel II murió el 8 de septiembre en Balmoral (Escocia), que era uno de sus castillos favoritos. Sus restos mortales viajarían más tarde de Escocia a Londres para un final y multitudinario adiós, que sumió al Reino Unido y a toda la Commonwealth en el duelo por favor perdido lo que ha sido un símbolo para ellos durante más de medio siglo.

La placa del sepulcro, instalada en la capilla de San Jorge, que ayer estaba dedicada a su padre y a la Reina Mama, ha sido sustituida por un cromo en memoria de Isabel II, sus padres y su marido, el duque de Edimburgo – fallecido en abril de 2021—, contiguo a una destino de metal de la Orden de la Elástico, la caballería más importante del Reino Unido.

En la foto publicada del empleo de su entierro se pueden percibir las palabras serigrafiadas (son inscripciones en oro) sobre la piedra que dicen: Jorge VI 1895-1952 / Isabel 1900-2002 en las dos líneas superiores, seguida de la insignia de la Orden de la Elástico y la inscripción de Isabel II 1926-2022 / Felipe 1921-2021 en las dos líneas inferiores. . La placa susodicho solo tenía los nombres de Jorge VI y la Reina Mama en literatura doradas. Aquí incluso reposan las cenizas de la princesa Margarita, hermana de Isabel II, aunque su nombre no aparece en la inscripción.

El monolito está hecho de mármol desfavorable belga tallado a mano, mientras que las coronas que rodean la placa son de la grupo del monarca y se exhibieron contiguo al féretro durante el Servicio religioso de su funeral celebrado el pasado lunes 19 de septiembre, según Reuters. Aquella fue una ceremonia íntima, en la que solo estuvo presente la grupo más cercana y de la que no hay imágenes. El Palacio de Buckingham lo llamó una «ocasión llano profundamente personal».

Un momento que seguramente necesitaba la grupo, tras el mediático funeral de 11 días que primero recorrió Escocia, luego se trasladó a Londres, donde los ingleses pudieron despedirse de la reina durante cuatro días y cuatro noches en la capilla impulsivo que se instaló en el Palacio de Westminster, hasta concluir con un funeral de Estado en la cenobio al que asistieron unas 2.000 personas, entre las que se encontraban líderes y reyes de todo el mundo. Tras el oficio religioso, comenzó el cortejo fúnebre en el que los miembros de la grupo actual acompañaron el féretro de Isabel II hasta Wellington Arch, desde donde finalmente se desplazó en coche hasta el Castillo de Windsor. Posteriormente de caminar cinco veces detrás del féretro de su principio, Carlos III está de duelo siete días más, según la revista ¡Hola!.

La capilla de la reina comenzará a ser visitada a partir del próximo 29 de septiembre, según diversas agencias, en lo que se prórroga sea un empleo de peregrinación para todos aquellos que admiraron a una reina que ya forma parte de la historia del mundo actual.

Windsor, un empleo muy vinculado a la grupo actual británica

La sufragio de este empleo para sus restos mortales no ha sido superficial. La Capilla de San Jorge es donde se encuentran los restos de la mayoría de los reyes y reinas de la historia británica, desde Enrique VII, quien fue enterrado allí en el siglo XVI. Windsor es incluso el sitio de las misas de la Orden de la Elástico y el empleo predilecto de la grupo actual para bautizos, bodas y entierros. Encima, el propio castillo ha jugado un papel muy importante en la vida de Isabel II, ya que por su cercanía a Londres era donde pasaba los fines de semana durante abriles. Aquí sufrió el fatídico incendio de 1992 que afectó una parte de la fortaleza, y incluso la vivienda que servía de refugio a su consorte en tiempos de pandemia. Encima, la plaza de Windsor es desde este año la residencia oficial de los nuevos príncipes de Gales, Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, que se trasladaron a este enclave para estar más cerca de Isabel II.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí