El Servicio de Trabajo estrecha el cerco a Glovo. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, anunció este lunes en el Congreso que su área solicitará a la Fiscalía Genérico del Estado que investigue si la empresa de reparto a domicilio está incurriendo en un posible delito penal por seguir operando con trabajadores autónomos, y “vulnerar derechos fundamentales”. a pesar de que la norma establece que los repartidores deben estar en paga.

El vicepresidente segundo ha asegurado que «se cumplirá la ley» y que las «empresas rebeldes» se tienen que adaptar a las reglas «del estado social y de derecho». La petición a la Fiscalía se refiere a Glovo, que ya ha sido interpuesta en varias ocasiones. De momento no es el caso de Uber Eats, que si correctamente ha vuelto a especular con autónomos hace tan pronto como unos días, había dejado de hacerlo tras la entrada en vigor de la ley hace un año y recurría a flotas de terceros para contratar los servicios. servicios de distribución.

“Vamos a instar a la Fiscalía Genérico del Estado a que investigue si hay una invasión del ámbito penal, si se están vulnerando los derechos fundamentales de los trabajadores”, dijo Díaz en relación a Glovo, sin mencionar su nombre de forma explícita. “Lo tengo claro, no vamos a detener”, aseguró en una comparecencia a petición propia.

Con este movimiento, Trabajo redobla la presión sobre la empresa de reparto, que acumula infracciones por un total de 148,2 millones de euros en expedientes que han sacado a la luz, según la Inspección, 29.513 falsos autónomos. El anuncio llega días posteriormente de que se conociera la multa récord de 79 millones impuesta a Glovo por especular con 10.000 autónomos en Valencia y Barcelona. Esta pena corresponde a referencias anteriores a la entrada en vigor de la jinete de la ley y la empresa asegura que, ahora, cumple con la norma, porque ha contratado a 2.400 repartidores y ha cambiado la forma de trabajar (por ejemplo, la jinetes establecer sus propias tarifas).

Sin secuestro, Glovo ha seguido operando con autónomos durante este extremo año, delante las quejas de empresas competidoras, que consideran que están en desventaja porque tienen que sufragar cotizaciones a la Seguridad Social, bajas por enfermedad y receso. La empresa estadounidense Uber Eats, que desde este mes ha vuelto a adoptar un maniquí con los autónomos, ha sido una de las que más se ha quejado de esta situación y ya avisó al Servicio de Trabajo de sus planes el pasado mes de marzo. Su directora militar en España, Courtney Tims, envió a la ministra Yolanda Díaz una carta en la que señalaba a su rival Glovo por seguir utilizando autónomos para la distribución, a pesar de la jinete de la ley, y ya abrió la puerta para seguir el mismo camino. «¿Deberíamos seguir el ejemplo de Glovo y trabajar con autónomos para poder competir en igualdad de condiciones?» Ella se preguntó.

La ley “está funcionando”

El ministro ha insistido en que la jinete de la ley funciona y que la mayoría de empresas se han adaptado a él. Como número positivo, Díaz ha detallado que la afiliación media en el sector del reparto ha aumentado en el extremo año: desde los 4.688 trabajadores que había de enero a julio de 2021 hasta alcanzar el mayor de la serie en abril de 2022, con 12.144 empleados, que representó un aumento del 165%.

Entre las empresas del sector, Just Eat mantiene unos 2.000 repartidores contratados y complementa este maniquí con la subcontratación de servicios de entrega con flotas de terceros. Por su parte, las llamadas empresas de reparto ultrarrápido, como Gorilas y Getir, desembarcaron en España a lo dilatado del pasado año con repartidores contratados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí