La sobriedad contrasta con las pinceladas de luz y color en esta vivienda versátil y cómodo donde las estancias se comunican entre sí. Un refugio urbano con encanto regido por espacios abiertos que cobra vida en un edificio centenario del madrileño judería de Razón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí