Ximo Puig, a su aparición a las Cortes Valencianas, entre el Ministro de Hacienda, Arcadi España, y la Vicepresidenta Aitana Mas.Mónica Torres

El presidente valenciano, Ximo Puig, ha anunciado este martes una disminución en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).s) para el año posterior, con mercancía retroactivos al 1 de enero de 2022, que beneficiará a los trabajadores de renta media y que ganen hasta 60.000 euros al año. En su plan de reforma fiscal para calmar los mercancía de la inflación, el líder del PSPV-PSOE, que gobierna la Generalitat con Compromís y Unides Podem, todavía ha aumentado un 10% el margen de todas las deducciones autonómicas. En este apartado se incluyen alquileres, reformas de viviendas, nacimientos y adopciones, familias monoparentales, entre otros. El tercer eje de la reforma consiste en una subida del 10% del pequeño del IRPF (las cantidades deducibles en el impuesto como valía pequeño de supervivencia) hasta los 6.105 euros con carácter militar. Esta última medida permitirá que 33.000 nuevos contribuyentes, con menores ingresos, no tengan que sufragar en su proclamación. El coste total de la reforma para las arcas públicas asciende a unos 150 millones de euros, lo que supone una 3,6% de la cobranza y un peculio de 111 euros de media por contribuyente y se aleja del espíritu de las iniciativas propuestas por los presidentes autonómicos del PP. “Esa es la diferencia, señoras y señores, aquí mantenemos el Impuesto sobre el Patrimonio, un impuesto por el que sólo tributa el 0,5% de los valencianos, los que tienen un patrimonio de más de medio millón de euros”, ha dicho el presidente.

Puig todavía ha expuesto otras medidas que beneficiarán a las familias con hipoteca, con una deducción fiscal de 100 euros por estos créditos y todavía por rentas individuales de hasta 30.000 euros y por tributación conjunta de hasta 47.000, o transporte tirado para todos los menores. 30 abriles En total, la reforma afectará a 1,3 millones de los 2,4 millones de contribuyentes, entre los que 923.000 ya pagaban cuota 0.

El anuncio de las medidas ha provocado cierto desconcierto en el Gobierno presidido por Pedro Sánchez. La ministra de Política Territorial y portavoz del Ejecutor, Isabel Rodríguez, ha evitado reponer de forma expresa si el Gobierno está o no de acuerdo con la valor del líder valenciano. Sólo, y de forma genérica, ha pedido un «discurso responsable» a todas las comunidades autónomas porque cada vez que se reducen los ingresos «está el debate de qué recortar».

En el debate político militar, Ximo Puig ha subrayado, frente a el pleno del Parlamento valenciano, que esta reforma fiscal beneficia a los trabajadores y a las clases medias y, luego, es muy diferente a las propuestas por Andalucía, la Comunidad de Madrid y Galicia, gobernadas por el PP, porque favorecen los intereses de los más ricos, con la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio, entre otras medidas. “Beneficia a todos aquellos que ganan menos de 60.000 euros, que es la mayoría de la sociedad valenciana”, ha dicho. Los de rentas más altas pagarán lo mismo que hasta ahora.

Ximo Puig ha asegurado que el Consell aprobará todavía medidas para las empresas. “Ni inamovilidad ni regalos fiscales a las fortunas”, dijo el presidente valenciano, que fijó el IRPF más detención de España para las rentas más altas tras la aparición al poder del Gobierno de izquierdas en 2015. “No se comercio de marketing. La fiscalidad es democracia, por mucho que digan viejos y nuevos populismos”, ha indicado Puig, que ha situado el “debate actual” en el destino de los presupuestos “y cómo se reparte la carga”.

Encima del IRPF y las deducciones autonómicas, la reforma incluye un nuevo tipo del IRPF «aplicable a la Cojín Imponible Caudillo que reduce» la cuota líquida de la renta hasta 60.000 euros de forma que aumenta la progresividad y redistribución de la renta personal impuesto sobre la renta.

Según los cálculos de la reforma diseñada por el Tarea de Hacienda, que dirige la socialista Arcadi España, una pareja que está a cargo de un íntimo de 80 abriles, que apetencia 30.000 euros y hace la proclamación conjunta, se reducirá en la cuota líquida autonómica 162 euros; En otro caso, la reducción para una pareja que invierte 6.000 euros en enmendar su vivienda para hacerla más sostenible, apetencia 48.000 euros y declara en global, sería de 1.115 euros.

Puig todavía ha audaz dos peticiones al Gobierno para que, de los 7.700 millones adicionales que ha recibido España, impulse ingresos empresariales estratégicos para los valencianos. Así, exigirá un nuevo PERTE para la descarbonización del sector azulejero y la rapidez de la transición energética, con la proclamación de “interés conocido superior” de los proyectos renovables, su conexión a la red, la propia red y sus activos, con lo que grandes proyectos de energías renovables podrían ser autorizados en un año.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, durante el debate de política general, este martes.
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, durante el debate de política militar, este martes.Mónica Torres

La nueva propuesta fiscal de la Generalitat Valenciana, realizada en el debate político militar de las Cortes a ocho meses de las elecciones autonómicas, se suma a los anuncios de supresión y rebajas fiscales en la Comunidad de Madrid, Andalucía (que elimina el Impuesto sobre el Patrimonio) o Galicia (disminución del 50% del Impuesto sobre el Patrimonio), que ha desatado un enfrentamiento entre las autonomías y el Gobierno central, presidido por el socialista Pedro Sánchez. Puig ha pedido a la examen “pelotón”. “Trasladar la discrepancia política al ámbito de la caudal es, en este momento, un abundancia difícil de apoyar”, ha señalado.

Reducción del IRPF en Galicia

En Galicia, tras el anuncio de la beneficio del 50% en el Impuesto sobre el Patrimonio realizado la semana pasada, la Xunta ha informado este martes de que los presupuestos autonómicos para 2023 incluirán una nueva disminución del IRPF en los tres primeros tramos, es afirmar, en la renta de hasta 35.000 euros al año. El descenso pretende compensar el repunte de la inflación, con mercancía retroactivos, desde el pasado 1 de enero. Según los cálculos de la Xunta, cada gallego afectado por la medida dejará de sufragar una media de 450 euros, lo que repercutirá en las arcas autonómicas de 46 millones de euros.

El mecanismo impulsado por la Xunta de Galicia consiste en subir un 4,1% los límites que marcan el brinco de un tramo a otro del IRPF hasta los 35.000 euros, incluidos los que están exentos de sufragar este impuesto. Este porcentaje, explicó este martes el presidente Alfonso Rueda, es «la subida media de los salarios a nivel doméstico». “La inflación no puede significar que los gallegos paguemos más por el IRPF”, argumentó durante una comparecencia en el Parlamento gallego en la que adelantó las grandes líneas del presupuesto autonómico para el próximo año. La nueva disminución fiscal anunciada en Galicia se une a la del Impuesto sobre el Patrimonio y la disminución del 9,4% al 9% en el tramo primero autonómico del IRPF, que Rueda comunicó hace unos meses, cuando asumió como presidente en sustitución de Alberto Núñez Feijoo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí