Mike Fanone (derecha) es apoyado por el mandón de policía del Capitolio. Aquilino Gonell a la salida del querella.KEVIN LAMARQUE (REUTERS)

Kyle Young, un instalador de brisa acondicionado de 38 abriles de Iowa, llegó a Washington el 6 de enero de 2021 por llamado de Donald Trump. Reclutó a algunos amigos en Facebook e incluso llevó de alucinación a uno de sus cuatro hijos de 16 abriles. Cuando finalizó el mitin del todavía presidente de Estados Unidos al que, unido a miles de simpatizantes, había sido convocado para «frenar el robo electoral», marchó en torno a el Capitolio. Utilizó una luz estroboscópica para desorientar a los policías que custodiaban el edificio donde se certificaba la legítima vencimiento electoral de Joe Biden, colaboró ​​en arrojar un enorme altavoz a los agentes y detuvo a uno de ellos, Michael Fanone, mientras que otro sublevado, Danny Rodríguez, cuyo querella está previsto para 2023, le aplicaron descargas eléctricas que casi lo matan con un dispositivo proporcionado por Young. Este martes ha sido condenado a siete abriles y dos meses de prisión por esos hechos.

Young se declaró culpable de delitos graves de acometida, resistor y obstrucción de las fuerzas de seguridad encargadas de defender el Capitolio de la mafia. Su abogado lo excusó diciendo que le habían «inyectado mentiras» sobre el supuesto fraude demócrata en las elecciones presidenciales de 2020, mentiras de las que Trump y sus seguidores aún no se han deshecho.

El policía agredido, Michael Fanone, es uno de los rostros más conocidos entre las víctimas del 6 de enero. Tras dos décadas de servicio en la policía de Washington, estuvo a punto de perder la vida un día en que la ciudad esperaba asistir a una reunión democrática pacífica. proceso: la admisión de la derrota del presidente saliente y el inspección en el Congreso de la vencimiento del nuevo inquilino de la Casa Blanca. Más de 140 de sus compañeros acabaron la marcha heridos. Cuatro se suicidaron en los días posteriores al atentado, según las autoridades, por las consecuencias de favor vivido esas horas. Fanone sufrió un ataque al corazón y una ultraje en la comienzo, y le diagnosticaron trastorno de estrés postraumático.

En los videos presentados como prueba se ve a Fanone en el túnel de paso al Capitolio por su costado oeste, perdido en medio de la violenta multitud. Todavía, cómo Young lo agarra por la muñeca para evitar que tome su arsenal, mientras Rodríguez lo electrocuta repetidamente y grita: «¡Mátenlo con su propia arsenal!». se escuchan

La víctima firmó un artículo el lunes. opinión en el sitio web de CNN, donde, desde el 6 de enero, se desempeña como colaborador en temas de “cumplimiento de la ley”. «Voy a estar allí [cuando se dicte sentencia contra Young] mirarlo a los fanales y averiguar jurisprudencia”, escribió Fanone. Y eso es exactamente lo que ha hecho este martes. Cuando le tocó cuchichear en el querella, celebrado en la corte del Distrito de Columbia, deseó que el destacado sufriera en la calabozo. Uno de los asistentes, simpatizante de los atacantes del Capitolio, llamó entonces al policía «pedazo de mierda», según testigos.

Este martes, otro de los implicados en el incidente del 6 de enero, John Strand, igualmente fue ostensible culpable en Washington de los cinco cargos de los que se le acusa. Strand ahora está esperando sentencia, por lo que podría malquistar hasta 24 abriles de prisión.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y analizar sin límites.

suscribir

querella por sedición

La pena potencial es tan severa (hasta ahora, el que más ha sufrido este septiembre ha sido un expolicía: condenado a 10 abriles) porque no ha querido aceptar un acuerdo con la fiscalía. Decidió disputar por su inocencia, a pesar de que el 6 de enero escribió el posterior mensaje: “ASULTAMOS EL CAPITOLIO [sic]Es una excentricidad». Strand, maniquí y teórico de la conspiración sobre la pandemia, utiliza sus redes sociales para denunciar su persecución, una pelea entre David (él) y Goliat (el Área de Imparcialidad), e incluso creó un sitio web, que es difícil de creo que no es un sketch, para percibir monises, en el que se le ve posando Moda con la mafia y el Capitolio detrás, acompañado de mensajes como «From Gucci to Guilty» (de Gucci a culpable).

Stewart Rhodes, en una entrevista con el comité de investigación del Congreso de los Estados Unidos el 6 de enero.
Stewart Rhodes, en una entrevista con el comité de investigación del Congreso de los Estados Unidos el 6 de enero.Andrew Harnik (AP)

La otra novedad en el frente insurreccional de la renta de Estados Unidos ha sido el inicio del querella por sedición de Stewart Rhodes, líder de la milicia de extrema derecha Oath Keepers, y cuatro de sus compinches. La fiscalía intentará convencer al comité, cuya composición ha ocupado este martes la primera marcha del proceso, de que instigaron un «conflicto armado» el pasado 6 de enero para comprobar la permanencia de Trump en el poder.

Se demora que el querella dure cinco semanas, durante las cuales se escucharán 40 testigos y se pondrán a disposición del comité 800 declaraciones de los acusados, así como decenas de miles de mensajes, cientos de horas de grabaciones y llamadas telefónicas y registros. financiero. Tres miembros de Oath Keepers se han ostensible culpables y están colaborando con la jurisprudencia.

Rhodes y los otros acusados, Kelly Meggs, Thomas Caldwell, Jessica Watkins y Kenneth Harrelson, son las primeras personas en más de 10 abriles en ser acusadas de un delito llano federal de conspiración sediciosa en virtud de una ley que se remonta a los días de la Exterminio Civil. . Lleva hasta 20 abriles de calabozo.

La comisión del Congreso que investiga el 6 de enero suspende su novena sesión

Michael Fanone ha sido una presencia constante en las audiencias que se han celebrado desde el pasado mes de junio en el Congreso para esclarecer los hechos del 6 de enero. Al término de cada una de ellas, se ha tomado su tiempo para cuchichear con la prensa que las cubre y analizar las revelaciones que iban saliendo. A uno de ellos acudió acompañado del actor Sean Penn.

La novena de esas sesiones, de la que aún no estaba claro si sería la última, se iba a celebrar este miércoles en Washington. Finalmente, la convocatoria fue pospuesta. sine die temprano el martes por la tarde.

El comité emitió una información, firmada por su presidente, Bennie G. Thompson, demócrata de Mississippi, y su vicepresidenta, Liz Cheney, republicana de Wyoming: “A la luz del huracán Ian que azota partes de Florida, hemos decidido posponer Mañana. Oramos por la seguridad de todos aquellos que se encuentran en el camino de la tormenta. La investigación continúa y pronto anunciaremos una aniversario para los procedimientos pospuestos». Sucede que la demócrata Stephanie Murphy, una de sus nueve miembros, siete demócratas y dos republicanos, es representante por el Estado de Florida, a donde viajó este Martes.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS América y recibe todas las claves informativas de la contemporaneidad de la región

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí