Los líderes de las regiones separatistas de Donbas, en el este del país, viajaron este miércoles a Moscú para formalizar la anexión a Rusia tras celebrar referéndums considerados ilegales por la comunidad internacional. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, se ha pronunciado precisamente sobre esta región, advirtiendo que la campaña marcial rusa continuará hasta alcanzar «al menos» los límites internos de la provincia de Donetsk, de la que controla en torno al 60% del paraje. , y el de Lugansk, bajo mando ruso prácticamente en su totalidad. Para ello, Moscú ha atrevido una movilización masiva que ha causado preocupación en algunas embajadas occidentales. La representación diplomática de Estados Unidos ha pedido a sus ciudadanos que abandonen Rusia, especialmente a los nacionalizados rusos, frente a el aventura de ser reclutados.

«Como pequeño, será necesario liberar todo el paraje de la República Popular de Donetsk», dijo Peskov en su conferencia de prensa diaria el miércoles. El 21 de febrero, tres días antiguamente de editar sus tropas contra Ucrania, Vladimir Putin reconoció a las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. Ese registro se basó en los referéndums de autodeterminación organizados por los separatistas en mayo de 2014, cuando ni siquiera la ciudad de Donetsk estaba totalmente controlada por ellos y ya se habían producido las primeras escaramuzas con las tropas ucranianas. Ocho primaveras a posteriori, el Kremlin defiende que esa proclamación de independencia abarque por completo a las dos provincias.

Los referéndums convocados por el Kremlin han concluido con datos de apoyo a la anexión que ningún organismo o fuente independiente ha podido corroborar por el contexto y la ilegalidad de su celebración: Donetsk (99,2%), Lugansk (98,4%) , Zaporizhia (93,1%) y Kherson (87%). Estas consultas son irregulares porque se llevaron a promontorio en el paraje soberano de Ucrania sin su aprobación, llevándose a promontorio en medio de la supresión rodeada de fuerzas armadas, sin observadores internacionales fuera del Kremlin, y sin la billete de millones de personas que han huido de la lucha.

Pese a ello, las autoridades impuestas por el Kremlin han recurrido a Putin para formalizar el proceso de anexión. “Donbas es parte de Rusia y desde hace ocho primaveras luchamos por nuestro sueño: retornar a nuestro puerto de origen”, se lee en la misiva del jerarca de la república de Lugansk, Leonid Pásechnik. El presidente de ese paraje separatista, que llegó al poder tras un trauma de Estado interno en 2017 contra su antecesor, aseguró que solo Rusia ha escuchado sus supuestas denuncias contra Kyiv mientras «el mundo civilizado, entre comillas, protector silencio».

Tanto él como el jerarca de la autoproclamada república de Donetsk, Denis Pushilin, viajaron este miércoles a Moscú para reunirse con el presidente de la Duma. Volodin anunció que la Cámara Herido realizará una reunión extraordinaria el 3 de septiembre, aunque no precisó su contenido. Tal y como adelantó la semana pasada la agencia Tass, se aplazamiento que la Duma tramite formalmente su anexión urgente una vez reciba los resultados de las consultas ilegales.

Una de las muchas preocupaciones que tiene ahora el Tarea de Hacienda es cómo absorber los nuevos territorios en sus presupuestos. «¡Esperar! Pero hay un trabajo serio por delante”, dijo Peskov sobre las cuentas públicas que ya están al orilla por las sanciones y el aislamiento crematístico.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y percibir sin límites.

suscribir

Alerta de Washington

Para acometer esta anexión tras el contraataque ucraniano, Putin decretó el pasado 21 de septiembre una movilización de cientos de miles de ciudadanos que ha provocado una desbandada en las fronteras rusas. El presidente de la Duma estatal, Viacheslav Volodin, ha atrevido una amenaza a los que huyen. “Estamos haciendo listas de todos los que se van ahora. ¿Crees que se van a ir y nadie va a ver quién se va y por qué se van? Volodin dijo sin detallar qué posible castigo recibirán quienes abandonen el país.

Entre las miles de personas que huyeron, más de 260.000 hasta el lunes, según el diario Medusa con fuentes de servicio fronterizo, hay muchos extranjeros que tienen doble ciudadanía. La embajada de EEUU en Moscú ha recomendado este miércoles que abandonen el país lo antiguamente posible. “Rusia puede negarse a convenir la doble ciudadanía de los ciudadanos estadounidenses y negarles el golpe a la amparo consular, evitar que abandonen Rusia y reclutarlos para el servicio marcial”, dijo la embajada estadounidense en un comunicado. “Las opciones para estallar son extremadamente limitadas ahora y, a menudo, están agotadas. Las rutas de automóviles y autobuses siguen abiertas. Si quiere salir de Rusia, debe organizarlo de forma independiente lo antiguamente posible», añade el aviso estadounidense, que reconoce tener «limitaciones severas» para orinar a sus ciudadanos.

La movilización de Putin además ha causado temor entre europeos y latinoamericanos con doble ciudadanía. «Me voy para estar un poco seguro, no sea que no me quede otra opción», dijo a este diario un castellano que, tras comportarse en el país durante casi una término, decidió hacerse franquista para entregar su estancia. «No hay otra forma que hacerlo ahora, es la única opción deducción», añadió otro conocido castellano, que lamenta tener que separarse temporalmente de su clan para evitar cualquier percance y no sabe si la embajada podrá ayudarlos. . “Estoy aquí como ruso, la última vez que entré al país lo hice con ese pasaporte y no tengo ninguna visa en castellano. No tengo los documentos para tener lugar la frontera si la cierran”, agregó.

El Kremlin no aclara el futuro de las otras dos zonas donde además se están produciendo combates y se han celebrado plebiscitos ilegales, Zaporizhia y Kherson, aunque sus autoridades militares rusas además han solicitado formalmente a Putin la anexión del país el miércoles. Los plebiscitos, organizados en plena supresión, no han sido reconocidos ni por Poniente ni por los socios de Rusia como China o Kazajstán. Las únicas excepciones han sido el gobierno talibán en Afganistán y regímenes como los de Bielorrusia, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Sigue toda la información internacional en Facebook Y Gorjeoo en nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

percibir sin limites
Sigue leyendo
ya soy suscriptor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí