Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal se reunieron en secreto el pasado jueves en Madrid, según han confirmado fuentes del PP y Vox y ha reformista El sexto. En la reunión, que duró cerca de una hora, el líder del PP y Vox analizó la situación política, «coincidiendo en parte con el dictamen de la situación, aunque discrepando en la forma de afrontarla», señalan fuentes del PP. Las mismas fuentes han informado de que el principal de la concurso asimismo se ha reunido discretamente con la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, con el presidente de UPN, Javier Esparza, y con el líder de Coalición Canaria, Fernando Clavijo.

Feijóo había transmitido en más de una ocasión que quería ver a Abascal en privado, como al resto de líderes políticos, en el entorno de una ronda de reuniones con los representantes de otras formaciones con las que el PP podría tener que pactar en el futuro . . Pero la reunión con el líder de Vox, que se ha filtrado antiguamente de que los populares quisieran denunciarlo, se ha producido antiguamente de la reunión que el líder del PP ha querido priorizar, la que tiene prevista con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. , prevista inicialmente para el mes de octubre.

El plan de Génova consiste en contactar con todos los líderes de las formaciones que podrían darle una investidura a Feijóo si deseo las próximas elecciones generales. Allí ocupa un zona destacado Vox, que asimismo es potencial socio del PP en las autonomías y municipios -ya gobiernan juntos en Castilla y Arrogante-, pero asimismo del PNV. El PP no oculta su interés por cortejar a los peneuvistas, que han sido habitación secreto en muchas investiduras. El problema de Feijóo es que la formación vasca ha avanzado que no formará parte de ninguna ecuación en la que asimismo participe Vox. Los populares querían priorizar la reunión con Ortuzar, pero el PNV no ha donado cita hasta octubre, y han decidido reunirse antiguamente con la extrema derecha. “En un contexto de normalidad política, Alberto Núñez Feijóo podría establecer otras reuniones privadas con otros líderes de la política española en las próximas semanas”, añaden fuentes del PP.

A Vox, en cambio, le interesa más la publicidad de este altercado con el PP en su contexto de agonizante crisis interna por la marcha de Macarena Olona. Fuentes del partido de ultraderecha han precisado que el altercado con Feijóo se enmarca en «la normalidad de dos líderes políticos que no se conocen reuniéndose y tomando contacto». Sobre el contenido del altercado, «desde Vox no se comentará ni se hará conocido».

Feijóo y Abascal no se conocían personalmente, a diferencia de muchos otros dirigentes del PP, que conocen al líder de Vox de su época de militante popular, por lo que esta es la primera vez que se ven cara a cara.

El altercado cobra particular trascendencia porque el líder del PP aún tiene que fijar cuál será su relación con la extrema derecha. Hasta ahora ha evitado definirlo, aunque dejó entrar a Vox en el primer Gobierno autonómico con el PP en Castilla y Arrogante. Pero en mayo de 2023, en escasamente ocho meses, Feijóo deberá osar si el PP pacta con la extrema derecha en más autonomías y municipios. De estos acuerdos puede acatar gran parte del poder territorial del PP. Fuentes de toda solvencia en el PP aseguran que esta audacia, estratégica para los populares, aún no se ha tomado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte falta, suscríbete.

suscribir

Fuentes del equipo de la vicepresidencia segunda, por su parte, han confirmado el altercado entre Díaz y Feijóo por la mañana. Entreambos se conocen personalmente de su etapa política en el Parlamento gallego y hablan «asiduamente», por lo que la ministra de Trabajo ha hecho de enlace entre el Gobierno y la concurso. Desde la venida del líder del PP a Madrid, sin retención, no se habían gastado, informa paula choza. “Creo que no es de expulsar que tenga reuniones con Feijoo y con todos los líderes de otros partidos de este país”, restó importancia el vicepresidente en una entrevista a Canal 24 horas antiguamente de explicar que asimismo ha tenido reuniones recientemente con representantes de la PNV. , con la secretaria normal de Podemos, Ione Belarra —desde su propio espacio—, y con el diputado de Compromís, Joan Baldoví. “Los dos somos gallegos, nos conocemos aceptablemente y hablamos con cierta frecuencia. Me parece que la política es eso, el diálogo”, agregó.

Aunque se ha mostrado rebelde a desvelar la memorándum de la cena de trabajo, Díaz ha explicado que hay asuntos de su profesión que despiertan «conveniente interés» y que es su «obligación» informar a los grupos parlamentarios. Se ha referido a las mesas de negociación tanto para la regulación de las prácticas laborales en las empresas como para la reforma de la ley de formación, encima del petición presentado por el PP a la reforma sindical. «Tengo el deber de hablarlo con el líder de la concurso», ha zanjado sin querer entrar a valorar qué le ha parecido el hecho de que la reunión se hiciera pública desde Génova coincidiendo con el anuncio del altercado con Abascal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí