Todas las estrellas del universo se mueven, desde las más pequeñas como asteroides y cometas, hasta las galaxias. Sin incautación, a excepción de los objetos del Sistema Solar, están tan acullá que no podemos ver sus movimientos a simple horizonte en escalas de tiempo humanas. Los cambios que vemos en la posición de las constelaciones y las estrellas a lo extenso de la oscuridad, o entre una oscuridad y otra, se deben a los movimientos de la Tierra, tanto la rotación rodeando de sí misma como la traslación rodeando del sol.

Para aprender qué estrellas vamos a ver cada oscuridad, por otra parte de los movimientos de la Tierra, tenemos que tener en cuenta la desahogo del lado desde el que observamos, porque la porción de Gloria que podemos ver varía de una desahogo a otra. Los casos más extremos son el Polo Septentrión y el Polo Sur. Desde el Ártico solo se ve la centro finalidad del Gloria, que es lo que llamamos Hemisferio Septentrión, y desde la Antártida solo se ve el Hemisferio Sur. Si nos paramos en el Polo Septentrión y comenzamos a caminar en dirección a el ecuador, veremos más y más del hemisferio sur. Por ejemplo, desde España se pueden ver Escorpio y Sagitario, que son constelaciones del sur. Cuando lleguemos al ecuador, podremos ver todas las constelaciones. Eso no quiere asegurar que los veamos todos a la vez. Como todos sabemos, las estrellas solo se pueden ver de oscuridad. Eso significa que solo vemos las estrellas que están en el flanco de la Tierra opuesto al Sol, que es donde miramos durante la oscuridad. Pero si nos paramos en el ecuador y observamos las estrellas todas las noches a la misma hora, durante todo el año veremos todas las estrellas porque la Tierra habrá transmitido una reverso completa rodeando del Sol.

Aunque todas las constelaciones se pueden ver desde el ecuador, algunas estrellas se ven muy bajas. Ese es el caso de la fortuna Polar, que es la que marca el finalidad y que se vería en la diámetro del horizonte, por lo que en la destreza no se podría observar. Y lo mismo sucede con la fortuna Sigma del Octante Sur que se encuentra en el Polo Sur. Sin incautación, la Cruz del Sur, que es una constelación que ha sido muy utilizada por los navegantes para navegar, se ve mejor porque no se encuentra exactamente en el Polo Sur.

Sabemos que oportuno a la rotación de la Tierra todas las estrellas salen por el este y se ponen por el oeste todos los días, recorriendo un curva en el Gloria. Si estamos en el hemisferio finalidad, ese curva se ve en dirección sur. Por el contrario, si estamos en el hemisferio sur, el curva se ve en dirección finalidad. En el ecuador, ese curva es casi erecto. No es del todo erecto porque el eje de la Tierra está inclinado 23,5° con respecto a la eclíptica (el plano que define el movimiento de la Tierra rodeando del Sol), pero está muy cerca. Podríamos asegurar que, en el ecuador, el Sol y la Espejo pasan textualmente sobre nuestras cabezas. Por otra parte, la duración del día es siempre de doce horas, la misma que la de la oscuridad e independientemente de la etapa del año. Las diferencias climáticas entre estaciones igualmente son mucho menos pronunciadas que en otras latitudes.

La forma en que vemos las fases de la Espejo igualmente depende del lado de la Tierra desde el que las observamos. En el hemisferio finalidad, cuando la Espejo está en cuarto creciente, la zona iluminada tiene una forma similar a una D, mientras que en el hemisferio sur la veríamos en forma de C. En el ecuador, cuando la Espejo está en el primer cuarto tiene forma de U invertida cuando aparece por el este y de U frecuente cuando aparece por el oeste. Cuando está en el extremo cuarto sería al revés, aparece por el este en forma de U y se pone por el oeste en forma de U invertida.

Todavía te puede interesar aprender que en el siglo XVIII se llevó a punta una expedición geodésica franco-española muy importante al ecuador. El objetivo de esta expedición era determinar la forma de la Tierra y, por parte de España, participaron los marineros y científicos Jorge Juan y Antonio de Ulloa. Esa expedición logró demostrar que la Tierra es achatada en los polos.

Pregunta enviada por jl garcia

Coordinación y redacción: toro de la trofeo

Nosotros contestamos es una consulta científica semanal, patrocinada por la Fundación Dr. Antoni Esteve y el software L’Oréal-Unesco ‘Por Mujeres en la Ciencia’, que avala a las preguntas de los lectores sobre ciencia y tecnología. Son científicos y tecnólogos, socios de AMIT (Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas), que responden a esas preguntas. Envía tus preguntas a usrespondemos@gmail.com o en Twitter #nosotrasrespondemos.

Puedes seguir EL PAÍS Lozanía y Bienestar en Facebook, Gorjeo y Instagram.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí