Iñaki Larramendi, en una imagen de archivo.

Este viernes fallecía en julio de 1959 Iñaki Larramendi, uno de los fundadores de ETA. Con su crimen desapareció el posterior de los cinco fundadores. Unido a Julen Madariaga, Benito del Valle, José Luis Álvarez Emparanza «Txillardegi» y Manu Aguirre, Larramendi constituyó en 1950 la asociación de estudiantes nacionalistas, EIA, y EKIN, una división de las juventudes del PNV, EGI, embrión de ETA.

Larramendi, easonense, de 93 abriles, tenía poco perfil notorio. Se dedicó preferentemente a tareas internas en la nueva estructura que tenía como referentes, especialmente Txillardegi y Madariaga. Era mucho más conocido por las fuerzas policiales. Fue arrestado por primera vez en 1950, por sus actividades estudiantiles.

Su segunda detención le valió varios abriles de prisión en Soria por su décimo en el primer atentado de ETA con cobertura mediática. Fue un atentado fallido por su ejecución artesanal, el intento de descarrilamiento de un tren de excombatientes, el 18 de julio de 1961, que se dirigía a San Sebastián para celebrar el aniversario de la sublevación franquista. El tren circulaba suavemente sobre unos raíles a los que se habían aflojado los pernos.

Larramendi abandona ETA en torno a la V Asamblea, en 1965-1966, cuando la estructura postura decididamente por la actividad terrorista y asume los postulados de los movimientos revolucionarios de independencia. Siguió comprometido con el nacionalismo en la diámetro cultural y política de Txillardegi. Del orden auténtico solo mantuvo un tiempo su militancia revolucionaria Madariaga, quien falleció en abril de 2021, a los 88 abriles.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte carencia, suscríbete.

suscribir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí