Son las siete de la mañana en Nueva York —la una de la tarde en Barcelona— y el doctor Valentín Fuster (Barcelona, ​​79 abriles) lleva ya tres encuentros a sus espaldas. Luego, tiene un cita con investigadores españoles en Nueva York en el que participará la reina Letizia; conocerá a la primera dama estadounidense, Jill Biden; y igualmente tiene que dar una charla a jóvenes científicos. No detener. Solo dedica 15 minutos, entre las 5:00 que llega a la oficina y las 5:15, para pensar y reflexionar. Todos los días. Es su método de trabajo, de vida, de ser.

Fuster, que acumula un amplio currículum normativo y compagina ahora la dirección normal del Centro Doméstico de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III de España con el mando del Instituto Cardiovascular del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York, atiende pacientes, investiga y diseña estrategias sanitarias . Sigue intentando curar en la medida de lo posible, pero igualmente lleva mucho tiempo librando otra gran batalla por la prevención. Desde su fundación (SHE, Science for Health and Education), se ha centrado, por ejemplo, en la educación para cambiar hábitos y frenar los factores de aventura cardiovascular ayer de que aparezcan. Hay que atacar por todos los frentes.

El médico se conecta por videoconferencia con extrema puntualidad a la hora acordada. No se detiene, pero está tranquilo. Palabra sin prisas, a pesar de la dietario.

Pedir. Han hecho decenas de entrevistas. Probablemente sea el cardiólogo más conocido de España. Incluso tiene un muppet.. ¿Qué tiene que afirmar Valentín Fuster que nunca haya dicho ni le hayan preguntado?

Respuesta. Que es el método que utilizo para trabajar en tantos aspectos, desde el punto de sagacidad clínico, de investigación y educación y con tantos proyectos.

PAGS. ¿Y cuál es?

r Soy muy rígido con el método: primero, la prevención. Nunca trabajo a última hora, sino con tiempo suficiente para poder razonar. Luego, todos los días, me siento durante 15 minutos a pensar. ¿Y qué pienso? Bueno, pienso en aspectos, primero, más personales. Por ejemplo, tengo el concepto de las cuatro t: tiempo para reflexionar cada día, es fundamental; talento para descubrir, es afirmar, cuál es la mejor inversión que podemos hacer, nunca dejar lo que verdaderamente sabes y puedes hacer correctamente; transmitir positividad, en división de perder el tiempo y la energía quejándose de todo; y el cuarto es la tutoría, trabajo mucho con jóvenes. Las cuatro t son fundamentales para mi funcionamiento. Y luego hay otros aspectos en los que no voy a entrar, que son cuatro a, que es cómo transmites a la sociedad lo que aprendes para mejorar la sociedad.

PAGS. ¿Por qué no quieres entrar?

r Porque entramos en un campo extrapersonal… Bueno, te relato. Básicamente, una postura: a todos los problemas que uno tiene, vamos a intentar encontrar una decisión. El segundo es el altruismo, que es fundamental en nuestra vida y nos da mucha más fuerza para todo. La otra es aceptar cómo eres y quién eres. Y la cuarta, la autenticidad: te hablo ahora y esta sombra volveré a casa y soy la misma persona, no voy a cambiar. Todo esto es mi callejero.

PAGS. Recientemente, habló con EL PAÍS sobre un estudio suyo que demostró la poder de la polipíldora en la prevención de recaídas de infarto porque mejoraba la añadidura al tratamiento. ¿Por qué la clan no toma su receta?

r Estamos en un mundo muy difícil, competitivo, con prisas. Estamos viviendo una emergencia y el tema de la añadidura a la receta no es urgente. Es un mundo caótico, necesitas pensar todos los días dónde estás, qué es lo fundamental. Y la salubridad, lamentablemente, por el momento, no parece ser uno de los aspectos fundamentales de la sociedad en la que vivimos.

Estamos en una sociedad mucho tecnificada, en un mundo de consumo, de competitividad, y donde los aspectos a espacioso plazo, como la salubridad, tienen mucha menos importancia.

PAGS. Palabra del mundo del consumo, de la competitividad… ¿Está señalando al capitalismo salvaje como la causa de esta variación del orden de prioridades?

Estamos plagados de tiempo y competencia y esto nos hace tomar más y fumar para calmar la ansiedad”

Valentín Fuster

r No lo llamaría capitalismo, pero lo llamaría tecnología fuera del mundo, la tecnología se está apresurando. Tengo correos electrónicos cada dos minutos y uno piensa: si todos estos sitios web desaparecieran, tal vez viviríamos más tranquilos. La tecnología nos está llevando a un mundo acelerado, competitivo, urgente y nos olvidamos de lo que es más importante en nuestras vidas a espacioso plazo.

PAGS. ¿Cómo se invierten estas dinámicas?

r Creo en la sencillez. El día que sienta que me voy a sucumbir, mirando antes, qué voy a afirmar de lo que hice correctamente y lo que hice mal, lo que fue importante y lo que no. Y aquí aparecen cosas en las que no pensamos en nuestro día a día: la tribu, los compañeros, los amigos, la comunicación… Y me dirás: «Te han hexaedro muchos premios». Pero no creo que este sea mi posterior día, sino cómo he tratado a mis compañeros, cómo me he comprometido con la sociedad, entrará.

PAGS. ¿Estamos viviendo mal por nuestra salubridad?

r Horrible. Vivimos mal. Mira lo que está pasando con la obesidad, la diabetes, la presión arterial… El 50% de la población hipertensa ni lo sabe y del 50% que lo sabe, sólo la fracción se alcahuetería. Vivimos en una sociedad de consumo y esto nos priva de lo importante a espacioso plazo: la importancia de la calidad de vida más que la cantidad de vida.

PAGS. En efectividad, todo el mundo sabe que fumar es malo o que la obesidad es un factótum de aventura para desarrollar enfermedades cardiovasculares, pero la clan sigue fumando, el sobrepeso se dispara y las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de asesinato. ¿Que esta pasando?

r Estamos plagados de tiempo y competencia. Esto nos hace tomar más, nos hace fumar para calmar la ansiedad… Lo que está surgiendo es un reflexivo, un grabador de la sociedad de consumo en la que vivimos. La tecnología lo que ha hecho es alargarnos la vida, pero la sociedad de consumo nos ha acelerado de tal forma que los factores de aventura hacen que tengamos más enfermedades, pero más las podemos curar porque tenemos la tecnología.

PAGS. ¿Es, entonces, la tecnología la que nos salva de nuestra incapacidad para advertir estas enfermedades?

r Exactamente. Es una supervivencia. El mundo tecnológico tiene cosas positivas, como prolongar la vida, pero tiene aspectos negativos, como lo que está pasando con las redes sociales: esta tecnología implica mucha ansiedad y mucha mentira y es un aspecto muy pesimista. Hay aspectos negativos y positivos de la tecnología, pero la conclusión es que estamos usando la tecnología para sobrevivir a los aspectos negativos de la tecnología.

PAGS. Con respecto a los factores de aventura, el tabaco es menos cuidadoso. Pero con el trinque hay mucha controversia: hay estudios que apoyan un consumo moderado. ¿Cuánto es bueno? ¿Cuál es el mensaje?

r Con este trinque, mejor no entablar. El problema es quién puede afirmar que va a tomar un trago de trinque al día y no dos o tres o cuatro. No entro en el detalle de si [una copa] ayudar o no ayudar; lo que sí sabemos es que entablar no ayuda porque la mayoría de la clan bebe más de lo que debería.

PAGS. Sobre los fumadores, usted dijo varias veces que hay que entender qué hace que una persona fume. ¿Cómo se reparten las responsabilidades por tener hábitos no saludables entre los usuarios, el sistema y la industria?

r Comience con nosotros. Todo lo de fuera se tiene en cuenta y no nos culpamos. Tienes que entrar en ti, por qué fumas. Siempre hay razones fundamentales para lo que sucede y son muy personales, no echemos la pecado a la sociedad.

PAGS. Conversar de responsabilidad individual. ¿Y la industria? En el año 2000, usted mismo dijo: “Lucho contra el tabaco y las tabacaleras, no contra los fumadores”. ¿Cuál es la responsabilidad de la industria?

r Pongo a la industria con una enorme responsabilidad y desidia de ética, pero es mi opinión personal.

PAGS. Igualmente dijo que la industria alimentaria debe ser controlada.

r Absolutamente. Tiene que ser legislado. Y en eso me siento más eufórico porque la industria alimentaria seguirá con alimentos más saludables, no es como las tabacaleras, que es todo o mínimo.

PAGS. En 2018 salió un estudio criticando que Coca-Posaderas, por ejemplo, había pagado pasta por actividades de promoción de la salubridad a varias entidades. Entre ellos, su fundación. [le dio más de 300.000 euros]. Este mensaje, de la industria que promueve estas actividades saludables, ¿no puede ser contraproducente? Los investigadores dijeron que sirvió a sus propios intereses comerciales.

r Estoy de acuerdo. En nuestro caso lo que hicieron fue ayudar en Cardona, un pueblo de Cataluña, para que la clan pudiera hacer examen. Pero tenemos que tener cuidado de cómo usamos la industria. Igualmente, por otro banda, hay muchas industrias que están jugando un gran papel en los países de desaparecido hacienda, trayendo agua, usando infraestructura…

Con el trinque es mejor no entablar porque la mayoría de la clan bebe más de lo adecuado”

Valentín Fuster

PAGS. Si no puedes vencerlos, únete a él.

r Remembranza el caso que me contaste [la ayuda de Coca-Cola a la Fundación SHE] y un día, de estas meditaciones que tengo, llegué a la conclusión de que hay que tener cuidado. Uno ve cómo podemos hacer que la clan de Cardona camine, tenga dos caminos… y fue inexistente. Pero posteriormente, reflexionas más y ves que hay que tener cuidado.

PAGS. Hay muchos frentes abiertos en el lucha de mejorar la salubridad de las personas. ¿Qué queda por hacer? En enfermedades cardiovasculares, llevan muchos abriles martillando mensajes preventivos. ¿Deberíamos seguir repitiendo estos eslóganes o inquirir nuevas ideas?

r Para abrir. Tienes que entablar con un individuo y para mí, el cerebro es más importante que el corazón. Es lo que piensas lo que decidirá lo que vas a hacer con tu corazón. A partir de aquí, tienes que crear un entorno a tu cerca de que sea dispuesto: empieza por la persona, sigue por la tribu, pasa al ámbito profesional… Pero hemos cometido dos errores: el primer error es creer que los políticos van a solucionar los factores de aventura: contribuyen, pero afirmar que son responsables, no; y la segunda es pensar que a la paciente que voy a ver de aquí en media hora, le voy a cambiar la vida. La prevención es absolutamente fundamental, pero es más importante promover la salubridad, entablar ayer de que existan factores de aventura.

PAGS. ¿Y por dónde empezamos?

r Encuentra 15 minutos al día para ti. Y piensa en dónde estás y alrededor de dónde vas. Comience con su cerebro.

Puedes seguir EL PAÍS Sanidad y Bienestar en Facebook, Gorjeo y Instagram.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí