Estados Unidos y Corea del Sur han respondido este martes con el propagación de cuatro misiles al disparo, horas antaño, de un misil balístico norcoreano que sobrevoló condado japonés y obligó a varios centenares de residentes japoneses a refugiarse en refugios subterráneos o en edificios.

La prueba norcoreana, el botellín propagación de un cohete en los últimos diez días por parte del régimen de Pyongyang, se produjo tras una tournée de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, por la región, y durante ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos. . . El cohete emprendedor, según los expertos, podría ser un Hwasong-12 de talento intermedio, que ha trayecto la longevo distancia alcanzada por un misil norcoreano: 4.500 kilómetros, con una prestigio máxima de 1.000 kilómetros. Era la primera vez en cinco abriles que un cohete norcoreano volaba sobre Japón.

Que el régimen de Kim Jong Un haya transmitido este paso ha causado preocupación en Seúl, Tokio y Washington: el temor es que pueda ser el preludio de una prueba atómica por parte de Pyongyang; Se han detectado signos de actividad en la pulvínulo nuclear de Punggye-ri durante meses. Sería el primero en cinco abriles y el séptimo en la historia del régimen.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvieron una conversación telefónica, en la que entreambos condenaron en los «términos más enérgicos» el tiroteo, que consideran una «clara» violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad. La seguridad de la ONU y una amenaza para el pueblo japonés.

Cazabombarderos estadounidenses y aviones militares japoneses realizaron este martes maniobras conjuntas en el espacio leve japonés, en un aire de advertencia cerca de Pyongyang. Un doble aire de Estados Unidos. Simultáneamente, sus fuerzas del Comando del Indo-Pacífico asimismo completaron un adiestramiento cercano con las tropas del Sur.

En él, y desde la ciudad de Gangneung, en la costa este de Corea del Sur, soldados de las dos naciones han emprendedor misiles balísticos tierra-tierra del sistema ATACMS -cada fuerza lanzó dos- en respuesta al disparo norcoreano. Los cuatro proyectiles fueron lanzados en dirección al Mar de Japón/Mar del Este y alcanzaron los objetivos marcados, según un comunicado del Estado Decano surcoreano citado por Efe.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y descubrir sin límites.

suscribir

Washington asimismo ha convocado una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU para afrontar lo que considera una violación de las resoluciones de ese organismo. Pero, dadas las divisiones que existen entre los miembros del Consejo, agravadas por la lucha en Ucrania, la sesión no irá más allá de lo simbólico. En episodios similares anteriores, Rusia y China han bloqueado cualquier mensaje de condena al régimen de Kim Jong Un.

Desde principios de este año, Corea del Boreal ha vuelto a la senda de las amenazas militares y los frecuentes ensayos de misiles, tras poner fin a la moratoria que se impuso a finales de 2017, cuando declaró completo su software nuclear. Comenzó entonces una etapa de acercamiento a Seúl y contactos con Estados Unidos que tuvo sus momentos más mediáticos en las primeras cumbres entre líderes de los dos países: Kim Jong Un por un banda y, por otro, Donald Trump.

Pero esos contactos no pasaron de representar mínimo más que una costosísima puesta en espectáculo fotográfica de un apretón de manos entre dos líderes diferentes en todo menos en su cariño por el autoritarismo. En la primera reunión, en Singapur en junio de 2018, los dos líderes firmaron una revelación conjunta con poco contenido. El segundo, en Hanoi en febrero de 2019, acabó en estrepitoso fracaso al estar claro que entreambos llegaban con posiciones contrapuestas. El tercero, improvisado sobre la marcha y en la zona de distensión entre las dos Coreas en junio de 2019, no fue más que una cuento.

Desde entonces, las negociaciones han languidecido. Con una patrimonio dañada por los desastres naturales, la pandemia y el cerrojo de fronteras que decretó Kim contra el coronavirus, el régimen ordenó intensificar el software de armas balísticas y nucleares. El año pasado afirmó que había probado un misil hipersónico. En lo que va de 2022 ha completado numerosos disparos, incluido el de su misil de longevo talento, apodado «el monstruo», aunque tanto Estados Unidos como Corea del Sur consideran que ese propagación ha sido un fracaso.

Ahora Washington teme que Pyongyang pueda estar preparando una nueva prueba nuclear. “Ha habido indicios en el pasado de que Corea del Boreal está preparando un sitio de prueba. Si lo hace, en nuestra opinión, representaría una ascenso muy agonizante que pondría en aventura la seguridad y la estabilidad regional e internacional”, dijo el portavoz del Pentágono, Pat Ryder.

Sigue toda la información internacional en Facebook Y Gorjeoo en nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí