La emblema esperada de ingresos por petróleo y gas en Noruega asciende a 1,38 billones de coronas, el equivalente a 132.450 millones de euros durante el próximo año. Esta emblema supone un récord de cobro para el país nórdico, que quintuplica los ingresos obtenidos por estos productos en 2021.

El récord de cobro se debe, según los presupuestos generales presentados en Oslo este jueves, al incremento de los precios del petróleo y el gas por la conflagración en Ucrania y las sanciones aplicadas a Rusia. Noruega suministró a Reino Unido y Europa entre el 20% y el 25% de su demanda, pero tras la aplicación de las sanciones a Moscú, se ha convertido en el principal proveedor.

De los beneficios obtenidos, el gobierno de centroizquierda de Jonas Gahr Støre, prevé destinar 30.319 millones de euros al presupuesto del país. Los 101.050 millones restantes se destinarán al Norwegian Completo Pension Fund, incluso conocido como Norwegian Oil Fund. Este sistema, que se nutre de los ingresos que obtiene el país por los derechos de extirpación de petróleo y gas, arrastró pérdidas durante este año. En agosto, el fondo anunció que había dejado 1,68 billones de coronas (170.000 millones de euros) en la primera centro del año conveniente a la conflagración, la inflación y la caída de la bolsa. A pesar de ello, la dotación asignada en 2023 supone un recortadura del 5% respecto a las aportaciones de este año.

Noruega es uno de los principales exportadores mundiales de gas y petróleo y alcanzó en agosto un superávit comercial de 19.588 millones de euros, un 37,3% más que el mes inicial, en el que ya había registrado una emblema récord. Encima, luego de que Rusia redujera sus exportaciones, se convirtió en el principal proveedor de gas de Europa y este jueves incluso anunció que planea aumentar su producción de crudo, condensados ​​y líquidos de gas natural en un 15% durante el próximo año.

Pese a los extraordinarios ingresos, Oslo se ha mostrado dispuesta a negociar con la Unión Europea para intentar estabilizar el mercado, pero se ha inepto a fijar un precio tope al gas. Este mecanismo, incluso conocido como excepción ibérica, está activo en España y Portugal desde el 15 de junio y limita el precio de este combustible para la engendramiento eléctrica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí