Tres Premios Nobel de la Paz para defensores de derechos humanos en tres países que han sido víctimas de Vladimir Putin y Aleksandr Lukashenko. El Comité Noruego del Nobel ha agradecido este año la bordadura del director de la ONG bielorrusa Viasná, Ales Bialiatski; de la Russian Ruego Foundation, liquidada por el Kremlin y la jurisprudencia rusa a finales del año pasado, y de la Centro Ucraniano para las Libertades Civiles. Al otorgar el Premio Nobel de la Paz a una persona y dos organizaciones, el comité premia a quienes ha definido como «campeones de los derechos humanos, la democracia y la convivencia pacífica», que han realizado «esfuerzos notables» para defender los «títulos humanos». y el estado de derecho”, así como el antimilitarismo, tal y como afirmó la presidenta del Comité del Nobel, la abogada noruega Berit Reiss-Andersen, durante la repaso de los premios.

Bialiatski, preso de conciencia arrestado en 2011 y 2021, lidera una ordenamiento que ha monitoreado la represión política del presidente bielorruso Aleksandr Lukashenko. Su trabajo reveló al mundo los abusos en las cárceles y las detenciones masivas del régimen a raíz de las protestas del verano de 2020 contra el fraude en unos comicios donde el presidente obtuvo un 80% de apoyo frente a un 10% de la competición. Ruego, por su parte, nació como una iniciativa ciudadana en los últimos primaveras de la URSS para investigar los crímenes del régimen soviético. La fundación se convirtió en una constelación de organizaciones regionales que comenzó con la tolerancia de los archivos de la KGB, la policía secreta del régimen, y pasó a investigar crímenes más recientes como los de Chechenia.

Ruego recibió en diciembre de 2009 el Premio Sájarov del Parlamento Europeo a la voluntad de conciencia. Bialiatski todavía obtuvo este examen en 2020, en el que la institución europea premió precisamente a la competición bielorrusa al régimen de Lukhasenko.

Los tres premiados, tal y como detalló Reiss-Andersen en su comparecencia, han realizado «un esfuerzo extraordinario» por la paz, la democracia y por «documentar crímenes de cruzada, abusos de los derechos humanos y del poder». Los premiados, prosiguió el presidente del Comité Nobel, ejemplifican la «importancia de la sociedad civil» para conquistar la democracia y la paz. Del proselitista bielorruso han destacado cómo ha «consagrado su vida» a promover esos títulos. La abogada noruega ha explotado su intervención para pedir la independencia de Bialiatski.

solicitantes

Para la estampado de este año se han presentado 342 solicitudes, de las cuales 251 corresponden a personas físicas y 92 a organizaciones. La registro, que cerró a fines de enero, es la segunda más conspicuo en la historia de los premios, solo por detrás del récord de 376 escaso en 2016. El año pasado, el galardón recayó en los periodistas Maria Ressa y Dmitri Muratov por su trabajo para la prensa. voluntad y por denunciar los abusos de poder en Filipinas y Rusia, respectivamente.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y ojear sin límites.

suscribir

Presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky, el gaceta digital El independiente de Kyiv o el pueblo ucraniano apareció en los primeros lugares en las casas de apuestas. Al ganancia de que el conflicto belicoso se encuentra en su escalón original y aún sin una resolución clara, el plazo de presentación de candidaturas finalizó el pasado 31 de enero, casi un mes antaño del inicio de la intervención marcial rusa. Pero los miembros del Comité Noruego del Nobel pueden proponer sus propios candidatos en la primera reunión de este organismo, que se celebra a principios de marzo.

La lucha por el medio esfera ha sido un candidato recurrente en los últimos primaveras, personificado sobre todo en la proselitista sueca Greta Thunberg, pero todavía en otras figuras como David Attenborough o el ministro de Asuntos Exteriores de Tuvalu, Simon Kofe. En las quinielas anteriores todavía aparecieron la Ordenamiento Mundial de la Vitalidad (OMS)el movimiento Black Lives Matter, el Papa Francisco, el periodista Julian Assange y la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, entre otros.

Según la voluntad de Alfred Nobel, el magnate sueco que instituyó los premios que llevan su nombre, profesores universitarios de Derecho, Historia y Ciencias Políticas, parlamentarios, ex laureados y miembros de tribunales internacionales, entre otros, pueden nominar candidatos al Premio de la Paz. . . Solo si quienes proponen a una persona u ordenamiento la hacen pública se puede conocer la identidad de los candidatos, ya que el Comité Noruego del Nobel solo publica el número total de postulantes y no confirma nombres hasta 50 primaveras a posteriori. La ceremonia de premiación tendrá sitio el 10 de diciembre, aniversario de la homicidio de su fundador, Alfred Nobel. Este premio se otorga tradicionalmente en el Junta de Oslo. Cada premio está dotado con 10 millones de coronas suecas (unos 984.000 euros).

Sigue toda la información internacional en Facebook Y Gorjeoo en nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí