La dimisión del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, parece acontecer cambiado el concurrencia entre los dos grandes partidos tras meses sin hablarse. Tras una reunión de más de tres horas en La Moncloa entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo, tanto el PP como el Gobierno han señalado que ya es posible montar a un acuerdo en los próximos días y los dos se han regalado «una última oportunidad». “para tratar de resolver esta severo crisis institucional que ya nadie niega. Feijóo ha sido el primero en anunciar este vuelta inesperado. “Hemos reformista para asaltar la renovación conjunta del Consejo Común del Poder Sumarial y el Tribunal Constitucional con un nuevo situación que profundiza en criterios de independencia. Yo creo que este paso se podría acontecer regalado mucho antiguamente, y confío en que asimismo será posible una reforma lícito como pide la UE y lleva meses pidiendo el PP”, dijo en Twitter. El Gobierno, a través del ministro Félix Bolaños, ha confirmado que Sánchez y Feijóo han convenido impulsar «un zaguero intento de negociación para aventajar esta gravísima crisis institucional».

La reunión, según fuentes del Ejecutante, ha ido mucho mejor de lo esperado y ha servido para comprobar que el PP parece tener voluntad verdadero de pactar tras casi cuatro abriles de soledad. Pero aún no está ni remotamente hecho. Ahora solo empieza la negociación, que tiene una dificultad importante: el PP insiste en exigir un compromiso para una futura reforma del sistema electoral del CGPJ, poco que el Gobierno siempre ha rechazado rotundamente. Feijóo ha insistido hoy en este asunto, y el Gobierno, para no complicar la negociación que acaba de emprender, ha evitado cerrar la puerta expresamente, aunque Bolaños ha dicho que «las posiciones se saben», una forma indirecta y menos conflictiva de diciendo que su opinión no ha cambiado. El Gobierno y el principal partido de la examen han coincidido efectivamente en que «el situación para el diálogo», un cambio radical de tono respecto al enfrentamiento franco de las últimas semanas.

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y su interlocutor en esta negociación en el PP, el vicesecretario Institucional, Esteban González Pons, asimismo han coincidido en la idea de hacerse cargo que la crisis provocada en el sistema legislativo, con decenas de vacantes por cubrir y el entraña de gobierno de los jueces bloqueado hace casi cuatro abriles, es sumamente severo. El Gobierno y el PP han vuelto a ponerse de acuerdo para murmurar, y poco más por ahora. No se han regalado plazos, aunque han especificado que la decisión debe encontrarse lo antiguamente posible. Los encargados de destacarse o certificar su fracaso volverán a ser Bolaños y Pons, aunque este zaguero ha precisado que los «contactos entre los presidentes» de los dos partidos serán más frecuentes. Sánchez y Feijóo llevaban 168 días sin hablarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí