Pero esta no ha sido la única celebración para la canciller, quien hace un par de días celebró otro aniversario de bodas con Rosalinda, con quien a mediados de 2011, aún comprometidos, posó con nosotros para la portada de Quién y nos concedió una entrevista monopolio.

Marcelo Ebrard y Rosalinda Bueso fueron nuestra portada en agosto de 2011.

Marcelo estuvo en la parte final de su mandato al frente del Gobierno de la entonces Ciudad de México, y gozó de gran popularidad, e incluso sonó válido para las elecciones de 2012, en las que finalmente declinó a distinción de Andrés Manuel López Taller.


“Nos casaremos cuando Jehová lo permita”, nos dijo Rosalinda cuando le preguntamos si llegarían juntas al altar. Marcelo, más reservado, acaba de sumar; “Sería una cosa muy íntima”… y así fue, la boda fue un par de meses posteriormente, el 7 de octubre de 2011, a puerta cerrada.

La entrevista se llevó a promontorio en el Ex Convento de Regina, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, donde cada uno llegó por su cuenta, pero donde desde el primer momento iban tomados de la mano. “Ya no estoy solo, ya tengo a mi novia, mi pareja, mi acto sexual. Por supuesto que estoy acertado”, nos dijo al manifestación de la charla.

Rosalinda Bueso y Marcelo Ebrard.
Rosalinda Bueso y Marcelo Ebrard, ya casados, en el evento Quién 50

Meses antaño, en otra entrevista para Quién, Ebrard comentó que no había mucho tiempo para pensar en otra cosa que no fuera su dietario política, pero al parecer Rosalinda cambió todo eso en cuestión de semanas. Asimismo nos contó que conoció a su ahora esposa en 2007 cuando ella era embajadora de su país (Honduras) en México, pero que todo quedó en el circunscripción diplomático, y que se volvieron a ver hasta 2009.


“Yo sí pensé: qué hermosa, qué dama tan distinguida…”. Rosalinda, por su parte, no lo peló. “Siempre tuve respeto. Yo era embajador y él corregidor. No nos dio pistas”, dijo la centroamericana, quien reconoció que tanto ella como Marcelo se dieron cuenta rápidamente de que había química entre los dos.

Para cuando realizamos la entrevista, aproximadamente dos meses antaño de la boda (hasta entonces nadie sabía ausencia al respecto), Rosalinda ya había conocido a los hijos de Ebrard, pero no vivían juntos como pareja. Asimismo hablamos sobre las aspiraciones de Ebrard a la presidencia. Nos habló de su carrera en el servicio notorio, que en ese momento ya iba por su tercera lapso, y de su “cercanía” con el Sindicato Doméstico de Trabajadores de la Educación, y su dirigente, Elba Ester Gordilloaunque reconoció que no lo frecuentaban mucho.

Reiteró que salir del país no era parte de sus planes (finalmente vivió un tiempo en París luego de su paso por la Ciudad de México), pero que a futuro se veía haciendo política internacional, como hoy, que está a cargo de el Servicio de Relaciones Exteriores. . Habló de su estilo, de sus trajes a la medida, de sus cinco relojes y de lo difícil que es conseguir zapatos de su talla. Asimismo negó ser un «buen pequeño» pero que es fanático de los vinos italianos.

Rosalinda cerró la conversación mencionando que su rol era apoyar a su pareja, “no ir para antes ni para delante, sino para un banda. Hay momentos agradables y tristes, pero siempre es importante tener a algún a tu banda para que te apoye en la vida”, nos dijo Bueso, quien desde entonces ha sido inseparable de su coetáneo cónyuge, incluso en eventos diplomáticos o de Estado, en los que ella ha acompañado a Marcelo internamente y fuera del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí