La historia de esta empresa comienza hace cincuenta primaveras, cuando su marido Raúl Ramírez Degollado –unido con Alfonso Hurtado Morellón– decidió cazar por traspaso un restaurante que en ese entonces se llamaba El Tacámbaro y que estaba sito en el noroeste de la Ciudad de México, específicamente en la avenida Cuitláhuac en lo que hoy es la alcaldía de Azcapotzalco.

Sería su negocio rotatorio, ya que Raúl, originario de Michoacán, tenía un importante trabajo en laboratorios Squibb y aunque no sabía ausencia de delegación de restaurantes, se arriesgó impulsado por su gran amigo, quien incluso tenía un trabajo seguro en este empresa.

Carmen Hernández Oropeza de Ramírez Degollado «Titita»

No pasó mucho tiempo antiguamente de que Ramírez Degollado renunciara a su cargo para darle prioridad al que quería que fuera su delegado: El Arrecife.

“Fuimos juntos a su cruce y se me cayó el corazón por la distancia y lo feo. Sin incautación, Raúl estaba decidido”, recuerda Titita en el manual El Arrecife 50 primaveras. Medio siglo de cocina tradicional mexicana, editado para celebrar este importante aniversario.

fachada-el-bajio
El primer Arrecife abrió sus puertas en la avenida Cuitláhuac 2709 en la colonia Operario Popular de la Alcaldía de Azcapotzalco.

Con un aparición repleto de dificultades y una tribu de siete (Raúl, Titita y cinco hijos) El Arrecife era muy diferente a lo que conocemos hoy. Tenía mesas y sillas de metal marcadas con publicidad de Cerveza Superior y siempre buscaban que la comida fuera de la mejor calidad, tanto en producto como en sabor, y así lograron que este negocio prosperara.

Poco a poco crecieron las ventas, principalmente los fines de semana. Los vecinos de la zona y trabajadores del polígono industrial de Vallejo se convirtieron en clientes. Mismo caso de músicos y periodistas que estaban muy cerca de sus discográficas o de sus medios. Todos disfrutaron de las carnitas locales.

familia-ramirez-degollado.jpeg
Mari Carmen, Luz María, Titita, Raúl y Mari Tere Ramírez Degollado

Tan solo cinco primaveras luego de brindar este exitoso restaurante y sin más síntomas que el acromatopsia de Raúl, se le diagnosticó un cáncer de ojo. Su vida íntimo dio un locución inesperado y en 1980, luego de 23 primaveras de boda ya los 40 primaveras, Titita enviudó y comenzó su impresionante delegado que continúa y perdurará por muchos primaveras.

No había otra guisa, Raúl, José, María del Carmen, Luz María y María Teresa (hijos de Titita) se convirtieron en el motor más importante de esta mujer, quien llena de fuerzas continuó con la faena de su marido, al frente de El Arrecife y gracias con el apoyo de su niñera Amparo, quien caldo desde Xalapa para ayudarla a criar a sus hijos, comenzó una nueva etapa para el negocio.

Desde entonces, como una hermana o una abuela, Titita llena las mesas con distintas y muy ricas preparaciones que, hasta la término, son consentidas por El Arrecife. La tradicional sopa de tuétano, el mole de olla con chicharrón y el mole Xico han sido algunas de las recetas más apetecidas por los comensales, pero la parrillada y las carnitas siguen siendo parte fundamental de esta cautiverio, que actualmente cuenta con 19 sucursales y continúa expandiéndose.

_MG_3314.jpg
Carmen Hernández Oropeza de Ramírez Degollado «Titita»

A lo desprendido de estos primaveras, tanto ella como el restaurante han hecho una cinta incalculable de admiradores y amigos y en el nuevo manual que se edita para este medio siglo se reúnen las expresiones de algunos de estos, tal es el caso de Juan Domingo Beckmann, CEO de Casa Cuervo, quien menciona que “El Arrecife representa calidad y respeto a las tradiciones de la cocina mexicana (…) proyecta a México en el mundo”.

Y aceptablemente dice, sus sabores, olores y hasta sus colores son un reflexiva de la inmensa riqueza doméstico. Incluso personajes como el chef Ferran Adrià Acosta, que tiene tres estrellas en la Callejero Michelin, disfrutaron tanto de su paso por El Arrecife que, en 2003, declaró a la prensa internacional que era el mejor restaurante de cocina tradicional del mundo.

carmen-titita-ramirez-degollado
Carmen Hernández Oropeza de Ramírez Degollado

“Nunca imaginé que algún día celebraríamos los primeros 50 primaveras de una gran empresa que nació como una pequeña empresa íntimo y que hoy cuenta con 19 sucursales, un nuevo concepto de mis nietos en Nueva York (Casa Carmen) y pronto la primera Arrecife de Madrid. En todos ellos se conservará el espíritu de la cocina de los primeros en Azcapotzalco, que aún está ahí, en el mismo circunscripción. Estoy agradecida con la vida por haberme permitido impresionar a este día, luego de primaveras de trabajo diario, imaginación y sueños”, comparte Titita en su nueva publicación.

Gorditas de plátano rellenas de frijol y con esa rica salsa negra de Canto Amparo, bacalao a la veracruzana o pipián de nugget, cualquiera que sea el plato que se elija de la extensa carta, deja claro que el éxito de la tribu Ramírez Degollado continuará. por lo menos 50 primaveras más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí