Al ser cuestionada sobre si su relación con el hijo del expresidente mexicano era importante, Erika comentó: “Fue un romance que positivamente empezó de alguna guisa, pero hasta ahí”.

Sobre si consideraba que convertirse en matriz soltera era una doble carga, Buenfil dijo: “Pues sí, porque había muchos luceros puestos en mí, miradas, y había ideas, y había chismes… la clan se preguntaba y respondía… Seguramente yo era el chisme de muchas mesas y sobremesas: ‘Ya saben que Erika Buenfil está gestante’”.

Después, la protagonista de telenovelas confesó las complicadas situaciones que vivió tras su maternidad. “Como si fuera un pecado, pagué mi pecado, fui a restaurantes de donde me sacaron o me pusieron en una mesa donde no me vieran, ¡porque qué vergüenza!”.


Sin incautación, Erika destacó que no se arrepiente de su valor de ser matriz. “Pero nunca fue compensado cuando estaba sentado en un supermercado con mi hijo en el carrito y nunca me importó lo que la clan dijera de mí… Vengo de una clan muy tradicional, de hecho todavía son muy tradicionales, el boda como marca o cómo es, quién sabe qué es cómo es?, nadie sabe qué es, o sea, no hay una regla, las cosas han cambiado, y tal vez lo único que hice fue adelantarme a los tiempos”.

nicolas-buenfil-erika-buenfil
Nicolás Buenfil y su matriz, la actriz Erika Buenfil.

Finalmente, sobre si ya había perdonado a Zedillo Jr. por lo que le hizo, el intérprete mexicano aseguró: «Me dolió el hecho de la impotencia, ¿cómo qué hago ahora? Te preguntas mil veces, pero yo agarró el toro por los cuernos, va a sonar un poco alienado, pero ha sido el mejor regalo de un novio, no hay gema, ni coche ni nadie que se compare con la alegría de activo tenido un hijo tan atún, y distinto de eso tenía lo que ser».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí