Carlo Ancelotti, este sábado en rueda de prensa antiguamente de enfrentarse al Barcelona.PIERRE-PHILIPPE MARCOU (AFP)

los Madrid 2.0 de Carlo Ancelotti, campeón de Muérdago y Champions, empezaba a construirse sobre Courtois y Benzema. El guardameta belga, sin requisa, no estará este domingo en el primer gran destello del curso, el clásico frente a el Barcelona (16.15 horas, Día), tras no recuperarse a tiempo del ataque de ciática que le dio hace dos semanas. “Está harto perfectamente, pero ha entrenado muy poco y no está cómodo. a ver para el miercoles [en Elche] o el próximo fin de semana [en casa ante el Sevilla]. Lo importante es que ha saliente del problema y ahora solo necesita entrenar”, explicó el técnico italiano, que deberá acogerse a Andriy Lunin de emergencia. El guardameta ucraniano, que ha sido titular en los últimos cuatro duelos, sólo ha realizado nueve partidos en tres temporadas con el conjunto blanco.

En cambio, el de Reggiolo tendrá a su disposición a Antonio Rüdiger, que este martes recibió 20 puntos en la comienzo por un desnivel que se hizo al chocar con el guardameta del Shakhtar, Anatoli Trubin, en la obra del igualada. (1 -1) en el descuento de última hora. “Lleva una máscara para que la herida no se anconada. Está perfectamente”, explicó Carletto.

El técnico blanco aplazamiento «un partido específico», pero «no de vida o asesinato» por la pico del calendario en el que llega. «La temporada es larga», advirtió. Las miradas se dirigen más al Barcelona por la precaria situación en la que ha quedado el equipo de Xavi en la Champions y la situación que se puede crear si el clásico no les va perfectamente. Ancelotti, sin requisa, no quiso meterse en líos y dijo que solo mira lo que ha hecho en la Muérdago. “Han reses todos los partidos menos el primero, que lo empató. Solo atendemos esto. Lo han hecho muy perfectamente en Muérdago y han tenido problemas en Champions, donde suele tener problemas”, apunta.

Preguntado por el estilo de colección y las posibles diferencias en su trayectoria en los banquillos respecto a un club como el Barcelona, ​​con una filosofía tan marcada, el italiano volvió a marcar distancia con el ADN de La Masia. “Han seguido un estilo y lo respeto. No digo que no sea correcto, es una idea que les ha poliedro éxito. Para mí, tener un solo estilo no es lo mejor porque a veces los jugadores cambian. Lo mejor es tener jugadores que se sientan cómodos con tu estilo”, lanzó.

El posterior clásico se disputó hace seis meses, además en el Bernabéu, y acabó con un persuasivo 0-4 para los de Xavi. Aquella incertidumbre, con la Muérdago muy masticada y frente a la abandono de Benzema, Ancelotti tomó una intrepidez táctica sorprendente: colocar a Modric como adulterado nueve, una ruindad que desencadenó un decreto sistémico en todo el Madrid. Se recordó a Carletto en rueda de prensa y las risas sonaron en Valdebebas, acompañadas de una sonrisa del propio técnico italiano. “No quiero inventar”, se arrancó frente a el murmullo genérico. “Porque nunca he inventado. En el fútbol no hay inventores. Es cierto que el año pasado intenté inventar poco y me dieron un palo”, comentó sin problemas. Esa incertidumbre, todavía en las entrañas de Chamartín, le quitó la camisa de pelo y le echó la omisión: «Me cuesta equivocarme dos veces».

Esta vez, eso sí, tiene delantera: incólume abandono de Courtois (más Ceballos), tiene sano a todo el equipo. Sobre el merienda de este domingo, la única duda que puede entrar es qué papel le concede a Rodrygo, al acrecentamiento en este inicio de campaña, pero cuarto más floja si sigue apostando por Tchouameni, Kroos, Modric y Valverde en el centro del campo.

Puedes seguir EL PAÍS Deportes en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para cobrar nuestro boletín semanal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí