Huele a chorizo ​​a la brasa por toda la Plaza de España de Madrid. Un hilo de humo blanco sale de una gran caseta de madera con la bandera de Argentina. Andrea Bedoya, colombiana, 35 primaveras y con un moño muy recogido, sonríe:

– Choripan?

El nuevo mercado de Hispanidad de Madrid funciona a pleno rendimiento desde las merienda de la mañana hasta las merienda de la tinieblas. Todos los días. Desde el pasado 23 de septiembre hasta este domingo. Ocupa la parte ártico de la plaza, un hercúleo solar circular de 4.500 metros cuadrados que, en teoría, estaba destinado a espacio manifiesto y allegado; un oasis para el peatón en medio de toda una hacienda de España. Pero —siempre hay peros y más en la política urbanística— el pasado mes de abril el distrito de Moncloa, al que pertenece la gobierno de la plaza —la zona sur corresponde al Centro— decidió determinar este inmenso espacio “circuito ferial” durante al menos una año. Fuentes municipales admiten que la intención es ampliarlo anualmente.

El mercadillo de la Hispanidad, en la Plaza de España. Samuel Sánchez

Con este movimiento, el Concejo privatiza la gobierno del circuito a empresas para difundir grandes eventos multitudinarios, como este mercado de la Hispanidad, que reúne estas semanas 60 puestos ―a razón de 2.500 euros la cabina― inmediato a un gran atmósfera para conciertos, charangas y espectáculos. No es la primera vez que se ocupa la Plaza de España. Según un recuento de EL PAÍS, desde el pasado abril hasta el mismo mes de 2023 permanecerá privatizado —sin contar los actos que realice el propio Concejo— durante 154 días: festival de cine de verano, mercado hispano, mercado de navidad y cervantino mercado… Pasear y disfrutar de este sitio sin consumir y sin remunerar es encargo prácticamente inalcanzable.

Los vecinos, de hecho, están recogiendo firmas, que entregarán en los próximos días a la concejala del PP y presidenta del distrito, Loreto Sordo. “A eso se suma el mantenimiento de la plaza, que es deplorable”, dice Dolores Argota, jefe del edificio Torre de Madrid, el rascacielos de 147 metros más significativo de la plaza. Argota se pregunta: «¿Cómo se puede considerar un circuito ferial una plaza urbana que está situada en el centro y situada a menos de 100 metros de bloques de viviendas, hoteles y oficinas?».

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte ausencia, suscríbete.

suscribir

Homenaje al artista Michael Jackson, antes de la proyección privada de la película "Moonwalker", en la Plaza de España, el 15 de octubre.
Homenaje al comediante Michael Jackson, antiguamente de la proyección privada de la película «Moonwalker», en la Plaza de España, el 15 de octubre. MARISCAL (EFE)

Fuentes del Concejo explican que la reforma de la plaza contemplaba un espacio diáfano para la celebración de eventos y que ha habido «numerosas» peticiones de «promotores privados» desde su inauguración el año pasado para instalar «eventos de longevo o pequeño duración». . Con este designación, aseguran, se evita la discrecionalidad y se regula de forma más objetiva. La existencia es que esta audacia de privatizarla casi uno de cada dos días al año no es compartida por los propios arquitectos que diseñaron la reforma de la plaza. “Lo diseñamos como un extensión cívico, no puede ser que sea permanentemente un negocio”, observa por teléfono Fernando Porras. “Esto no tiene ausencia que ver con nuestras ideas iniciales. La privatización del espacio manifiesto ocurre mucho en Madrid y con mucha intensidad”. Y añade: “Estos hechos no se pueden desmentir, pero la Plaza de España no puede ser un extensión dedicado exclusivamente a estas cosas”.

Zaida Muxi es profesora en la Escuela Superior de Edificación de Barcelona. Ella cree que la privatización del espacio manifiesto ha aumentado mucho en las grandes ciudades a posteriori de la pandemia. “Este proceso trae la idea de que la ciudad es cada vez más un centro comercial”, dice. “Solo hay que mirar: cada vez más bancos para una persona y no para tres, más ventanas con pinchos para que no te sientes. Son todos fundamentos que expulsan a los ciudadanos ya los pobres, sobre todo. Nos dirigimos con destino a un punto en el que solo aquellos que tienen medios económicos pueden usar la ciudad”. Una segmento trazada en parte por José María Ezquiaga, que fue decano del Colegio de Arquitectos de Madrid entre 2015 y 2019. “En una ciudad todo es una cuestión de nivelación, un espacio significativo no se puede habitar de forma permanente. Estos espacios de ocio deben hacerse siempre con la complicidad de los vecinos”.

La privatización del espacio manifiesto en Madrid asimismo se ha colado sigilosamente en el portal municipal de décimo ciudadana del Concejo, que estas preguntando estos dias Qué pensarían los madrileños de una nueva estatuto que regulara la orden de los recintos feriales y fiestas populares, paso previo e imprescindible para transigir esta nueva estatuto al pleno. Sobre todo, destacan tres preguntas de la pesquisa: “¿Considera necesario aligerar el procedimiento de autorización para este tipo de actividades? ¿Cree que es necesario incorporar la regulación de otras actividades, distintas de las fiestas populares, en las que se desarrollen actividades de saldo ambulante, inmediato con otras, como actuaciones, concursos, atracciones para niños…?, y cree que que la ubicación de las fiestas y celebraciones en su distrito es adecuada? 2.100 madrileños ya han poliedro su opinión.

“Con esta nueva legislatura quieren que todos los pisos sean flexibles”, dice Enrique Villalobos, presidente de la Agrupación Regional de Juntas de Vecinos de Madrid. “La famosa asociación público-privada siempre requiere una consideración. Aquí se donan terrenos públicos y el único beneficio es que el que tiene efectivo paga. Lo importante es el consumo. La Plaza de España arrancó con estos grandes programas el 15 de julio, que inauguró un cine privado de verano que ha ido ocupando la zona ártico hasta el 10 de septiembre. 13 días a posteriori, comenzaba el mercado de la Hispanidad, que finalizará este domingo… para dar paso a el mercado navideño, que tendrá su pista de hielo y asimismo sus mercados hasta el 9 de enero de 2023. Seguidamente, llegará la fiesta Cervantino, que comenzará el 31 de abril y finalizará el 23 de abril y, por postrer, San Isidro, que comenzará el el 5 de mayo y finalizará el 21. Es asegurar, la Plaza de España permanecerá ocupada más de 155 días en un año: más de cinco meses.

“Almeida es incapaz de hacer cosas en nuestra ciudad y por eso la privatiza. Se lo da a otros para que lo cuiden”, dice Rita Prior, portavoz de Más Madrid. “Esta es una ocupación permanente del espacio manifiesto para hacer negocios”. Lo mismo cree Mar Espinar, del PSOE: «Sería inalcanzable calcular los metros cuadrados que todos los madrileños hemos perdido en beneficio de terceros que buscan beneficio financiero». José Manuel Pelado, ahora en el Especie Cerilla y frente a el Concejal de Urbanística con Manuela Carmena, que inició las obras de la Plaza de España, no tiene dudas: “Esto es una perversión del espacio manifiesto”.

Wilson Bélico es uno de los organizadores del espacio gastronómico del mercado Hispanidad. Dice que en los próximos días irá con su caseta a la Plaza de Colón porque allí asimismo han vacada el concurso para un mercado navideño. «Es otro concepto que este», dice. Fuentes de la empresa que ha organizado el evento en la Plaza de España aseguran que presentaron su esquema cultural hispano con una reto “muy correctamente pensada” por la comida y la música latinoamericana. “Al Concejo, en un principio, no le gustaron las casetas rojas que habíamos preparado y tuvimos que sacarlas de madera”, aseguran. El día más concurrido, coinciden todas las casetas, fue el fin de semana del 8 y 9 de octubre, adicionalmente del 12 festivo. La mayoría cree que el puesto es muy rentable por 2.500 euros.

La previsión del Concejo es que este mercado se repita durante los próximos cuatro primaveras. En uno de los puestos de comida del mercado, eso sí, la civilización machista campa a sus anchas. Un gran cartel advierte a los consumidores: “Si alguna novia o mujer fuego y pregunta por ti, nuestras tarifas son: te acabas de ir, cinco euros; el que va de camino a casa, siete euros; que no, que no está, nueve euros y que no le conocemos, 15 euros”. ¿Hispanidad?

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario sobre Madrid.

Suscríbete para seguir leyendo

percibir sin limites
Sigue leyendo
ya soy suscriptor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí