Sra Letizia Llegó a sus citas en el Parc Sanitari Sant Joan de Déu de Sant Boi de Llobregat, pasadas las 11:00 de la mañana, conveniente a la importancia de la presencia de la reina consorte, en el perímetro estaba presente la alcaldesa de la ciudad; el delegado del Gobierno en Cataluña y el presidente delegado del Ámbito de Progreso Financiero, Turismo y Comercio de la Diputación de Barcelona.

A pesar de lo que la recepción de un auténtico Cualquier oficio del planeta despierta curiosidad y en las ventanas del confuso se vio como algunos trabajadores asomaban la comienzo para no perder detalles de la venida de la Sra. Letiziaquien lógicamente lanzó «Bon dia», lo que no sorprendió porque se sabe que la reina consorte acento catalán con fluidez.


La confusión se apoderó por un momento del oficio ya que los asistentes no sabían si aplaudir a la entrada de la reina o tomar sus propios asientos; Al final, el deseo de rebuscar con sus palmas que la Sra. Letizia Dedica gran parte de su memorándum auténtico a promover temas que tienen que ver con la importancia de la salubridad mental.

las anécdotas del día

La primera de las anécdotas que la Sra. letiza Fue muy divertido, aunque la protagonista no era ella sino el periodista. Olga Vizaquien posteriormente de divulgar un beso a la reina y agradecerle su presencia vio un grillo en su arnés por lo que ella y los demás oradores, sociólogo Javier Martínez y el psicólogo clínico Laura RojasIntentaron atraparlo.

El travieso insecto escapó una y otra vez de los parlantes, lo que provocó la risa incluso de los reina consorte, el pedido de Olga una y otra vez era «No le hagan daño», hasta que apareció alguno del equipo técnico y logró sacarlo con vida del ámbito. Tras el divertido momento, Doña Letizia inició una expedición sin prensa.


Su Majestad Se dirigió al edificio Sant Ricard Pampuri, sede de la Mecanismo de Hospitalización Especializada para Personas con Discapacidad Intelectual, al salir se despidió de las autoridades y el personal quiso fotografiarse con él. La emoción de uno de los miembros del personal la hizo aseverar: «Puedo, PuedoInmediatamente se disculpó, pero Letizia le respondió: «Puedes llamarme como quieras».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí