Cinco días a posteriori de este diagnosis, Amaia tuvo que ser obligada a salir al mundo. “El médico me dijo que era demasiado pequeña para venir al mundo”; Ana estaba en cuidados intensivos y tanto ella como su hija decano no tenían grandes expectativas de vida.

Ana Molinar y Amaia

En ese momento, la tropiezo se apoderó de ella. “Poco me estaba pasando en el cuerpo y no sabía cuántos días más iba a poder abastecer a Amaia”, recuerda la ahora escritora, pero así como llegó este sentimiento, ella asimismo logró aventajar mucha fuerza y A pesar de los pronósticos, con 826 gramos y 38 centímetros, nació una pupila que cabía en la palma de la mano de su amada causa.

“Escribo mucho y es mi forma de reflexionar”, dijo durante nuestra entrevista la damisela bloguera que ha compartido muchas experiencias a través de Momaholic, su espacio posible. Fue gracias a este tipo de terapia que se dio cuenta de que “estaba enojada con mi propio cuerpo porque mi cuerpo y yo no habíamos podido cumplir con la primera tarea que se nos asignó, que era entrar a la semana 40 de gestación”, dijo. menciones.

ana-molinar-amaya-l
Momaholic es el nombre de su blog en el que ha compartido toda su experiencia como causa de un bebé prematuro

Exceder estos obstáculos emocionales y al mismo tiempo suceder más de 70 días yendo al hospital a ver a su bebé, que estaba en incubadora, y más tarde los abriles de terapias físicas y cognitivas que Amaia requirió para su expansión, claramente no fue hacedero. tarea. para Ana, sin confiscación, menciona que nació en ella una fuerza que nunca había experimentado y que fue gracias a ella que pudo pasar sus peculiares escenarios, “Creo que ahora no pude”, bromea.

Pasaron cuatro abriles, siendo Amaia ya una pupila en plena vitalidad y Ana con más armas y conocimientos para entender, respetar y valorar el proceso por el que pasó, decidieron emprender juntas un nuevo camino.

Amaia y Ana Molinar
El compendio se titula Mi pequeño gran superhéroe.

Todos los días, a la hora de reposar, la pequeña le pedía a su mamá un exposición, su historia, que la escritora armaba en el Bloc de Notas de su celular, y con el paso del tiempo durante la pandemia, tuvo la oportunidad de retornar a saludar esos escritos y surgió la inquietud de compartirlo con el mundo.

Mi pequeño gran superhéroe es la estampación de esos escritos que Ana quiso editar y este año por fin lo logró a través de un compendio de niño que pretende homenajear a todos los niños prematuros que nacen todos los días, “Sé que no solo voy a ayudar a un bebé prematuro para entender lo fuerte y cachas que es, pero asimismo será un arrechucho para las madres, quiero decirles ‘estoy con ustedes en su resiliencia, lo comprendo y los admiro’”, agrega el autor.

Este fin de semana, Ana llega a la Feria Internacional del Volumen de Guadalajara, una de las vitrinas más importantes para cualquier autor, pero más aún para quien presenta su primera obra. “Quiero que esto llegue a más multitud y un día dije ‘le voy a escribir a la Fil’ a ver si me dan un espacio sabiendo que los consagrados van a esta feria”, pero se armó de valencia, envió un correo electrónico con una breve reseña de su historia y poco a posteriori recibió la conformación de su presentación que sería durante el primer fin de semana de esta estampación.

libro-ana-molinar
La presentación del compendio en la Ciudad de México está prevista para enero

Pero este es solo el primer paso, ya que gracias a su comunidad ya tiene muchas solicitudes en diferentes partes del mundo como España y Colombia, pero sabe que no se detendrá en este camino y ya está planeando la traducción de este compendio para seguir honrando la vida. de Amaia, su pequeña gran superheroína

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí